Castilla y León registra 4.811 desempleados menos en junio, con una caída del 2,8%

La afiliación a la Seguridad Social aumenta en 8.384 personas al final del mes

Oficina del Servicio Públio de Empleo en Ponferrada (León).
Oficina del Servicio Públio de Empleo en Ponferrada (León).Ical

El paro se redujo el pasado mes de junio en Castilla y León en un 2,8 por ciento, lo que se traduce en 4.811 desempleados menos, con lo que la cifra total de personas sin trabajo en la Comunidad asciende a 165.481. En tasa interanual, el paro aumentó un 24,2 por ciento, con 32.239 parados más, según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social. Castilla y León fue una de las diez autonomías en las que bajó el paro respecto a mayo, la tercera después de Galicia y Castilla-La Mancha.

En el conjunto nacional, el paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aumentó en 5.107 personas respecto al mes anterior, lo que supone un incremento del 0,1 por ciento que profundiza en la tendencia de ralentización del ritmo de crecimiento del desempleo que se inició en el mes de mayo.

El paro bajó en junio en todas las provincias de Castilla y León, con recortes respecto a mayo de hasta el 5,46 por ciento en Segovia y del 4,14 en Zamora; aunque todas anotaron aumentos respecto a hace un año, con un 42,38 por ciento en el caso de Soria, que tiene 1.323 desempleados más que hace un año, y un 34,86 por ciento en Burgos.

El desempleo descendió especialmente en el sector servicios, con 3.880 parados menos que en mayo, con 1.233 menos en construcción y 731 en la industria, y aumentó en el colectivo de sin empleo anterior, con 853 parados más, y en el de la agricultura, con 80 más.

En junio se hicieron 49.777 contratos en Castilla y León, 15.521 más que en mayo, el 45,31 por ciento de incremento, y 44.132 menos que hace un año, el -46,99 por ciento. De esos contratos, 4.859 (el 9,7 por ciento) fueron indefinidos, 1.703 más que en mayo y 2.471 menos que en junio del 2019, y el resto, 44.918, temporales.

Mientras, el número de afiliados a la Seguridad Social en la Comunidad aumentó en 8.384 personas en junio, lo que sitúa la cifra total de afiliados en la Región en 893.245, después de que la cifra cayera en 6.584 en abril y en 29.600 en marzo mientras que en mayo apenas subió en 446 personas, fruto de los efectos económicos generados por la pandemia del Covid-19.

En la evolución anual, los cotizantes de la Comunidad bajaron el 3,89 por ciento, con 36.110 afiliados nuevos. En España, la afiliación media descendió en los últimos 12 meses en 893.361 (4,58 por ciento).

Por regímenes, de los 893.245 afiliados en Castilla y León, la mayor parte se registró en el general, con 702.003 frente a los 191.242 autónomos. En el caso del régimen general, 671.206 lo hicieron en el principal; 14.463 en el agrario y 16.334 en el especial del hogar.

Por provincias, y en cuanto a la variación mensual respecto al mes de mayo, hubo aumentos en todas. Ávila lideró los incrementos con un 1,67 por ciento (860 más); Zamora, con un 1,54 por ciento (845); Segovia, con un 1,32 por ciento (782); Palencia, con un 1,08 por ciento (664) y León, con un 0,95 por ciento (1.454). Por debajo de la media regional, se situaron Valladolid, con un 0,82 por ciento (1.731 más); Salamanca, con un 0,73 por ciento (843 más); Soria, con un 0,73 por ciento (276) y Burgos, con un 0,65 por ciento (1.454 afiliados más).

Del total de afiliados a la Seguridad Social, 72.362 estaban protegidos por una situación de suspensión total o parcial por ERTE en la Comunidad frente a los 122.773 en mayo, lo supone un descenso del 41 por ciento. De ellos, 63.464 se encontraban en situación de ERTE por fuerza mayor, según recoge el Ministerio, frente a los 108.006 de mayo, con una bajada del 41,2 por ciento.

Reacciones

El viceconsejero de Empleo y Diálogo Social de la Junta, David Martín, ha señalado que las medidas extraordinarias tomadas para la reactivación económica y la protección del empleo y el efecto de los ERTEs ha contribuido “a la mejora de la evolución de los datos” del paro en el mes de junio en Castilla y León, aunque ha matizado que la estadística que deja el mercado laboral muestra “un escenario incierto y cambiante” que exige tener “prudencia” en la valoración.

En cuanto al futuro de la evolución del mercado laboral en la Comunidad, Martín ha avanzado que dependerá de circunstancias epidemiológicas, como la evolución de la pandemia del coronavirus; políticas financieras, con las decisiones fiscales que se tomen en el conjunto de España, y de seguridad jurídica que, en su opinión, “debe seguir primando en nuestro país”.

El PSOE de Castilla y León ha considerado que los datos del paro reflejan la vuelta a la normalidad “poco a poco” después del estado de alarma, si bien ha lamentado la alta dependencia del sector servicios y la temporalidad de los contratos. Así lo ha manifestado la vicesecretaria general del PSCyL, Virginia Barcones, quien ha expresadp el “deseo” de que los trabajadores afectados por la crisis se reintegren a sus empleos.

Mientras, Cecale ha mostrado su esperanza que el avance hacia la normalidad en la actividad económica se culmine cuanto antes pero ha reclamado que se pongan en marcha “sin demora” las medidas acordadas en el marco del Diálogo Social y en el pacto para la recuperación de Castilla y León.

Además, CCOO Castilla y León ha considerado que los ERTE “están sujetando” el mercado de trabajo al no computar esos trabajadores en el “paro registrado” por lo que ha valorado que los datos del mes de junio son “mejores” de los que se podía prever, aunque considera que hay que esperar a la evolución.