El Ejército de Tierra asume el apoyo al rastreo de la Covid-19 en Castilla y León

Tendrá una Unidad de Vigilancia Epidemiológica en Burgos

El Ejército de Tierra asume las tareas de apoyo al rastreo de los contagios de coronavirus en Castilla y León y tendrá una Unidad de Vigilancia Epidemiológica en la Comunidad, más concretamente en el Cuartel General de la División San Marcial, en Burgos.

De esta forma la Unidad Militar de Emergencias (UME) da el traspaso al Ejército de Tierra en esas labores de rastreo. Con ello, la Región una reorganización de los rastreadores con once unidades de trabajo, una por cada área de salud de Castilla y León, con otros tantos equipos compuestos por un miembro del Ejército, otro de Atención Primaria y otro de los servicios territoriales, que permitirá reducir la carga en los centros de salud.

La División San Marcial, del acuartelamiento Diego Porcelos, en Burgos, se constituye como autoridad de coordinación del Ejército de Tierra en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, asumiendo el apoyo a las autoridades civiles en las tareas de vigilancia epidemiológica en esta Comunidad.

Para ello se ha organizado una Unidad de Vigilancia Epidemiológica (UVe) que realizará la coordinación y el enlace con la Comunidad Autónoma de Castilla y León desde Burgos. La unidad de vigilancia ha incorporado Secciones de Vigilancia Epidemiológica (SVe) del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire, con sedes en Burgos, León, Salamanca, Valladolid y Madrid, hasta completar los rastreadores solicitados por la Junta de Castilla y León, unos 245, para reforzar los dispositivos de seguimiento y control de brotes activos en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, siguiendo los procedimientos que señale el sistema de salud de la citada Región.