La UCAV inaugura su curso más complicado pero a la vez ilusionante con más alumnos y cuatro nuevos títulos

La rectora de Universidad Católica de Ávila, María del Rosario Sáez Yuguero, agradece a toda la comunidad universitaria su colaboración “incondicional” durante todos estos meses de pandemia

La rectora de la Universidad Católica de Ávila (UCAV), María del Rosario Sáez Yuguero, inaugura el curso académico
La rectora de la Universidad Católica de Ávila (UCAV), María del Rosario Sáez Yuguero, inaugura el curso académicoUCAVLa Razón

Con la previsión de alcanzar los 4.500 alumnos a lo largo del curso académico en titulaciones oficiales, que supondrían 900 estudiantes más que en el anterior; con cuatro titulaciones más en los que hay puestas muchas esperanzas, como son los Grados en Bioinformática e Ingeniería Electrónica Industrial y Automática, y los Másteres Universitarios en Psicología General Sanitaria, en Terapia Manual del Sistema Musculoesquelético, y el Máster en Seguridad; pero, sobre todo, con una enorme y desbordante ilusión y con las ganas de consolidarse como una de las universidades referentes en España y que más contribuye a crear empleo y formar personas, y en el año más complicado en todos los sentidos por la pandemia del coronavirus.

Así ha dado comienzo este miércoles la Universidad Católica de Ávila (UCAV) de forma oficial al curso académico 2020/2021, en un acto con aforo limitado para cumplir las medidas de seguridad que presidía la rectora María del Rosario Sáez Yuguero y el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, Gran Canciller de la Universidad, que antes de este acto había oficiado la tradicional eucaristía desde el Monasterio de La Encarnación, para bendecir este curso, que comenzó el 14 de septiembre de forma presencial, y a sus estudiantes, que pueden asistir a las clases y prácticas, a la vez que seguir la formación desde su casa.

La rectora, además, llamaba a los alumnos a ponerse las pilas “porque tenemos una tarea por delante y una grave responsabilidad”, y apelaba también al manto de protección que, en su opinión, la Universidad y sus alumnos tienen por parte de Santa Teresa de Jesús, la patrona de Ávila y de la Universidad, y sobre la que la UCAV está un Congreso Internacional para conmemorar su 50 aniversario como Doctora de la Iglesia, que tendrá lugar en abril de 2021.

“Esta universidad es católica y esto es un hecho diferencial”, afirmaba la rectora, para quien el mejor activo de la UCAV son las personas.

Inauguración del curso académico en la UCAV
Inauguración del curso académico en la UCAVUCAVLa Razón

Una sociedad “a golpe de sobresalto”

El obispo y Gran Canciller, como superviviente del Covid-19, reivindicaba en su intervención el papel de la universidad en la sociedad. “Tenemos que romper un clima de superficialidad que invade nuestra sociedad", advertía, mientras lamentaba que en esta sociedad se viva “a golpe de sobresalto” y con una "polución informativa tan grande que nos impide recuperar la vieja condición del criterio”.

Por ello, el prelado demandaba criterio “para cribar, dejar lo malo fuera y quedarse con lo bueno”. “La universidad -continuaba- es la casa de saberes y la casa de la sabiduría tiene que recuperar su aporte a la sociedad. Tiene que ser un elemento de aportación del saber y del sentido”. Por ello, se mostraba convencido de que en la llamada del conocimiento la Universidad “no puede quedarse al margen” para ser relevantes y significativos. “Este es el gran quehacer que tenemos por delante”, decía Gil Tamayo.

El Gran Canciller de la UCAV sostenía que si "hay algo que nos ayuda a superar la fragilidad es la fraternidad, el sentido solidario y la razón de ser social, y por ello pedía recuperar el sentido de solidaridad, de los saberes para el servicio público de una sociedad, en la que muchos ámbitos profesionales han dado la talla en esta contingencia que se prolonga de esta crisis humanitaria, sanitaria y económica que estamos sufriendo.

"Necesitamos un fortalecimiento institucional, y que como universidad tenemos que levantar la voz de una manera crítica para la construcción social”, afirmaba el prelado, al recordar que España es una vieja nación “hecha con raíces cristianas” en su esencia y que en su historia más reciente “ha construido un sistema de concordia que no puede ser puesto en cuestión y se fundamenta en los derechos y deberes fundamentales que no se puede poner en entredicho y hacer que se tambalee. "La universidad -proseguía- tiene una palabra que decir, con la docencia, la investigación y la iluminación social”.

Lección inaugural

Tras la exposición de la Memoria del curso 2019/20, se daba paso a la lección inaugural, a cargo de Javier Velázquez que, con el título ‘Cambio climático: una perspectiva local para un problema global’, profundizaba sobre cómo el cambio climático representa uno de los mayores desafíos para la humanidad en la actualidad.

En su exposición, aseguraba que al hablar del impacto del cambio climático, hay que tener en cuenta que el aumento de las temperaturas medias, el clima extremo y los regímenes de precipitación cambiantes pueden tener consecuencias que van mucho más allá de las discutidas hasta ahora. Por ello existe responsabilidad por el cambio climático.

Por ello, Velázquez apuntaba que la influencia potencial del cambio climático en la sociedad es grande, para lo que es “conveniente desarrollar medidas para reducir la forma en que el clima cambiará, conocidas como medidas de mitigación, y desarrollar técnicas para reducir el impacto del cambio climático en nuestra vida, conocidas como medidas de adaptación”.

Como conclusión, decía que el cambio climático tiene una" influencia aún más abrumadora" en todos los habitantes de la Tierra y pedía una acción inmediata, tanto a nivel gubernamental, como por los científicos y la sociedad en general.