Las Cortes impregnan en oro la historia centenaria de La Gaceta de Salamanca

Luis Fuentes resalta su “clara apuesta por iniciativas de dinamización social”.

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes Rodríguez, entrega a Pedro Díaz Mesonero, presidente de Gruposala, editora de La Gaceta de Salamanca, la Medalla de Oro del Parlamento autonómico, concedida al diario salmantino con motivo de su centenario
El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes Rodríguez, entrega a Pedro Díaz Mesonero, presidente de Gruposala, editora de La Gaceta de Salamanca, la Medalla de Oro del Parlamento autonómico, concedida al diario salmantino con motivo de su centenarioRubén Cacho/Ical

Los valores de defensa, reivindicación, y supervisión de la gestión pública en beneficio de la sociedad han lustrado la longeva existencia de La Gaceta Regional de Salamanca, diario que este 2020 ha cumplido cien años de vida y recibido, por todo ello, la Medalla de Oro de las Cortes de Castilla y León.

Desde su primer número, el 20 de agosto de 1920, ha sido testigo y valladar de los avances de Salamanca pero también de la vieja Castilla y de la actual Castilla y León, un territorio que ha visto crecer durante este siglo desde su fisonomía agropecuaria de subsistencia hasta la actual comunidad autónoma “de industria, servicios y turismo en un entorno rural de pujante economía”.

Son palabras de Pedro Díaz Mesonero, presidente de Gruposa, la sociedad editora del rotativo galardonado, que este miércoles ha recogido la Medalla de Oro de las Cortes de Castilla y León de manos del presidente del parlamento autonómico, Luis Fuentes, delante del director general y del director del rotativo, Jaime González y Julián Ballestero, respectivamente.

Las claves de esta longevidad y de supervivencia en épocas de dura crisis y competencia -a mediados de los noventa se tiraban tres diarios en la provincia de Salamanca- han sido a su juicio la capacidad del rotativo para identificarse con la provincia y la región a través de una información “libre, crítica y reivindicativa”, informa Efe.

Díaz Mesonero, en este sentido, se ha referido a las doscientas familias salmantinas que en 1984 compraron la propiedad de la cabecera durante la subasta de medios públicos del Estado, nueve años después de la muerte del anterior jefe de Estado y del cambio de régimen dictatorial al actual democrático.

Esas señas de identidad, en opinión del presidente de Gruposa, representan un orgullo al tiempo que un reto para sortear dificultades sin distraer esos valores esenciales.

”La prensa escrita es un activo fundamental para el funcionamiento de una democracia consolidada, activa y bien formada”, así como para la función de vigilancia del poder, para facilitar ciudadanos bien formados y no vulnerables frente a tantos riesgos proyectados desde las redes sociales que no siempre son información.

”Hacen falta medios de comunicación contra los populismos y movimientos antidemocráticos. Necesitamos medios fuertes, con sentido crítico frente a las redes sociales: buscadores, bloggeros y robots de internet que bombardean con falsas noticias sin juicio ni fundamento”, ha argumentado durante su intervención.

Han pasado cien años desde que “un puñado de salmantinos ilustres” sacaron a la calle La Gaceta Regional de Salamanca con su primer director al frente, Matías Blanco Cobaleda, una trayectoria que también ha elogiado el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, ya que más allá de informar se caracterizado también por “una clara apuesta por iniciativas de dinamización social”.

”Pocos periódicos pueden presumir de cumplir cien años desde la libertad de una información diaria contrastada e independiente, testigo de excepción de las etapas más convulsas de a historia de España, de una forma reivindicativa y crítica con los intereses de sus ciudadanos”, ha reflexionado.

En la “búsqueda permanente del rigor informativo”, clave en su opinión de su vida provecta, ha jugado un papel esencial el “capital humano” de los trabajadores del rotativo (redacción, administración, talleres y departamento comercial), quienes “han de colgarse esta medalla que les pertenece por derecho propio”, ha resumido Fuentes.

Este galardón, que de forma colectiva ya recibieron en 2007 otros periódicos en Castilla y León, y en 2013 el Diario de Soria, fue instituido en 1985 y la primera medalla fue para el rey Juan Carlos (1986).Otros distinguidos, en ediciones anteriores, han sido la Universidad de Salamanca (2019); la Academia Básica del Aire en León (2018); los emigrantes castellanos y leoneses (2017); la Academia de la Lengua (2016); las Víctimas del Terrorismo (2015); Las Edades del Hombre (2014); las Cortes Generales (2012); y los municipios de Castilla y León (2011).Completan esta relación la Real Colegiata de San Isidoro en León (2010); el municipio de Fuensaldaña y la Diputación de Valladolid (2009); los presidentes de la Junta y de las Cortes regionales de Castilla y León (2007); y la ciudad de Salamanca (2002).