Una “baja maternal” para que siga la actividad en la explotación ante embarazos, vacaciones o enfermedad

Castilla y León estudia esta medida de apoyo a la mujer y a la actividad agraria, según avanza a Ical el consejero Jesús Julio Carnero

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, durante la entrevista en "Los desayunos de Ical"
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, durante la entrevista en "Los desayunos de Ical"IcalIcal

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, anunció la posibilidad de establecer para las trabajadoras autónomas en el sector agrícola y ganadero algo similar a una ‘baja maternal’ que permita dar continuidad al trabajo en las explotaciones durante los periodos de embarazo, vacaciones o enfermedad de estas trabajadoras. Así lo declaró el consejero durante su participación en ‘Los Desayunos de Ical’ donde reconoció que no será una medida “fácil” aunque abogó por intentar su puesta en marcha.

Se trata de una de las medidas que se pretenden poner en marcha “a lo largo del año” dentro de la Estrategia de emprendimiento de la mujer rural en los ámbitos agrario y agroalimentario. Esto será posible una vez que se haya aprobado el presupuesto del Gobierno autonómico para este año y esté “todo engranado”, momento en el que se está estudiando cómo establecer un conjunto de ayudas para facilitar a las mujeres autónomas “que puedan contratar a otra mujer en sus explotaciones” en caso de embarazo, vacaciones o enfermedad, explicó Carnero.

Lo que se estudiará es “cómo conseguir que haya una mujer que pueda suplir a otra en un ámbito territorial” ya que hay que analizar el ámbito que se establece y de qué entorno pueden ser las sustitutas para que pueda ser una medida “atractiva” y puedan incorporarse a esa sustitución. “Hay que estudiarlo”, incidió el consejero, quien recalcó que se implementará “a lo largo del tiempo”.

La Estrategia, que se presentó a finales del año pasado, cuenta con actuaciones hasta el año 2023 por importe de 50 millones y con las que se pretende llegar a más de 10.000 mujeres. En total, se contemplan 30 medidas repartidas en cinco ejes como son la formación, el emprendimiento, la consolidación e impulso del emprendimiento, la visibilidad y el empoderamiento. “Ahora tenemos que poner en marcha todo ese proceso” lo que se llevará a cabo mediante actuaciones que, algunas de ellas, tendrán carácter casi inmediato y otras a más largo plazo.

Entre las más cercanas, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural contempla una Escuela de Emprendimiento en los ámbitos agrario y agroalimentario a través de la que se trasladará a diferentes zonas de la Comunidad el testimonio de mujeres que han desarrollado acciones de emprendimiento para que así sirvan como “modelo” y se conviertan en “tutoras” de otras y así seguir “avanzando e incorporándose mujeres a ese emprendimiento”.

También en los próximos meses se podrá en macha una guía con los servicios que la propia Consejería habilita a favor de la mujer en los ámbitos agrario y agroalimentario; así como una oferta formativa “clara”, como quedó evidenciado en la encuesta que se llevó a cabo antes de la elaboración del contenido de la Estrategia.

Un cuarto elemento que se desarrollará próximamente estará relacionado con el asesoramiento a las mujeres emprendedoras en estos sectores para lo que se contará con la colaboración de los Grupos de Acción Local (GAL). Para ello, ambas partes se pondrán en contacto “en las próximas semanas” para perfilar esa colaboración en las tareas de asesoramiento que se pretenden aplicar.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, conversa con Luis Miguel Torres, director de la agencia Ical, antes dela entrevista
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, conversa con Luis Miguel Torres, director de la agencia Ical, antes dela entrevistaIcalIcal

Grupo de trabajo sobre precios en la cadena alimentaria

Por otro lado, el consejero anunciaba que la Junta creará un grupo de trabajo en materia de precios en el que “dirimir los aspectos que importan desde el punto de vista de la cadena alimentaria” si no fructifica un pacto en la materia. Durante su participación en Los Desayunos de Ical, Carnero trasladó este deseo aunque confió en que pueda irse más allá y alcanzar un gran pacto que permita establecer “un marco estable” entre los miembros que forman parte de la cadena alimentaria, aunque reconoció que actualmente hay “alguna dificultad” para avanzar en este aspecto por parte de las organizaciones profesionales agrarias (opas).

Carnero confirmó que las organizaciones agrarias están dispuestas a la constitución de ese grupo de trabajo pero la intención de la Junta es “avanzar” más allá para firmar una declaración conjunta entre las opas, la distribución y la industria agroalimentaria que dé “respaldo” a la actuación de este órgano. A juicio de Carnero, ese grupo de trabajo “solo va a producir beneficios” porque se pondrá de manifiesto una comunicación entre la distribución, la industria agroalimentaria y los propios agricultores a través de las opas.

El inicio de este procedimiento tuvo lugar hace ahora un año, momento en el que daban comienzo las movilizaciones del sector, que entre otros aspectos reclamaba unos precios dignos. “Entonces las opas querían mantener una postura de fuerza” tras lo que siguió la pandemia, que dio paso a una fase “muy oscura”. En este tiempo, Carnero confirmó que se ha avanzado y se cuenta con el compromiso de las organizaciones de “avanzar” en el grupo de trabajo “si no en un gran pacto”.

El objetivo último es “fortalecer” al eslabón más débil y que desequilibra la cadena, que es el agricultor y el ganadero. “Si lo fortalecemos, habremos conseguido un marco estable y equilibrado en la cadena”, añadió Carnero, quien recordó que además de en este pacto se va a trabajar en la regulación de los mercados de cercanía y en las lonjas de referencia. Hasta ahora, en estas materias se está actuando “de forma interna” para que estos decretos puedan ver la luz “lo más próximamente”.

En el caso del decreto de los mercados de cercanía, el consejero explicó que se está aún en “una fase muy inicial” para intentar facilitar que los productos agroalimentarios de Castilla y León “puedan tener esa cercanía en la venta” entre el agricultor y el ganadero, y el consumidor, salvaguardando “en todo momento” la seguridad alimentaria, y para lo que se están teniendo en cuenta modelos como el gallego o el recientemente implantado en Castilla-La Mancha.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, durante la entrevista en "Los desayunos de la Agencia Ical"
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, durante la entrevista en "Los desayunos de la Agencia Ical"Leticia PérezIcal

La ‘joya’ de Tierra de sabor

En relación a la industria agroalimentaria y a la marca Tierra de Sabor, que engloba ya a millar de industrias agroalimentarias y a unos 6.000 productos, Carnero reconoció que la estrategia “a futuro” de esta “joya” tiene que pasar por avanzar desde un punto de vista social y a través de la colaboración con la Escuela Internacional de Cocina.

Carnero recordó que detrás del ‘corazón amarillo’ que identifica la marca de Tierra de Sabor se encuentran los agricultores y ganaderos de la Comunidad, así como los artesanos. “Es importante que todo ello acabar en un punto fundamental que es lo relacionado con lo social”, algo en lo que se está incidiendo mediante, por ejemplo, el acuerdo firmado con el tercer sector para que los productos de Tierra de Sabor puedan “facilitar la vida a las personas que más lo necesitan” a través de Cáritas, el Banco de Alimentos y Cruz Roja. Igualmente, se está trabajando en un proyecto con Aspaym que tendrá “una dimensión importante en la creación de empleo” pero que, por ahora, no está “lo suficientemente maduro”.

También se incidirá en un aspecto en el que hasta ahora se había trabajado “de forma circunstancial” y que ahora estará “bien aposentado” como es la colaboración con la Escuela Internacional de Cocina, que es “un exponente” en la materia. De ahí el reciente acuerdo firmado para incidir en la promoción, formación e investigación. “Son tres armas que podemos utilizar con una escuela que no deja de ser uno de los exponentes de vanguardia de la gastronomía española”, sentenció el consejero.