Doce años de cárcel por agredir sexualmente a una menor de 15 años en Soria

El hombre conocía la edad de la joven y se valió de la fuerza para cometer el acto delictivo

Audiencia Provincial de Soria
Audiencia Provincial de SoriaIcal

La Audiencia de Soria ha condenado a un hombre a doce años de prisión por la agresión sexual cometida sobre una menor de 15 años, cuya edad conocía, y a la que forzó a tener relaciones a pesar de que la chica se negó en repetidas ocasiones.

Los hechos que han quedado probados en la sentencia facilitada por el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) se remontan al 13 de diciembre de 2019 cuando el ahora condenado, que en ese momento tenía 25 años, se encontró con la menor en la Plaza de los Doce Linajes de Soria, iniciándose una conversación entre ambos y posteriormente comenzaron a besarse.

En ese momento, los dos iniciaron una conversación sobre la edad de ambos, y la menor le dijo que tenía 15 años, por lo que el hombre, alegando temor por si alguien los veía, la invitó a ir a su domicilio, que compartía con una tía suya, a lo que accedió. Una vez allí, el condenado, siendo plenamente conocedor de la edad de la chica, procedió a iniciar relaciones sexuales con la menor a la que “la agarró con fuerza y se colocó encima de ella, y comenzó a penetrarla vaginalmente con su pene, causándole un fuerte dolor en sus genitales”.

La joven intentó salir de la habitación y le dijo que parase, sin éxito. Cuando logró librarse del hombre, la chica se marchó del lugar para ir al instituto donde cursaba estudios.

Según un informe psicológico, la menor presenta sentimientos de culpa, de estigmatización y de vergüenza, con reacciones ansiosas depresivas e intentos autolíticos y desbordamiento emocional intenso.

La sentencia impone además al condenado una medida de libertad vigilada de cinco años, cuyo contenido concreto se determinará en ejecución de sentencia, y a llevar a cabo una vez se cumpla la pena privativa de libertad impuesta. Igualmente, impone la pena de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad, por tiempo de quince años.

Por último, el condenado deberá indemnizar a la menor con 12.000 euros, más los intereses legales de esta cantidad desde la fecha de la sentencia hasta su completo pago.