La solidaridad y el compromiso empresarial frente a la covid

El consejero Suárez-Quiñones, visita la compañía Imatec, en León, que cambió de modelo de negocio para fabricar mascarillas faciales en los peores momentos de la pandemia

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita Imatec acompañado por el Delegado Territorial, Juan Martínez y el Director General de la empresa, Justino Luengos
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita Imatec acompañado por el Delegado Territorial, Juan Martínez y el Director General de la empresa, Justino LuengosPeio GarcíaIcal

Cuando la coronavirus irrumpió con fuerza en nuestras vidas en marzo del pasado año, España y Castilla y León se vieron sorprendidas en lo que a material de protección sanitaria se refiere. Fueron meses complicados los del inicio, donde se puso de manifiesto el compromiso y la solidaridad de la sociedad civil, que se puso manos a la obra para fabricar mascarillas y equipos de protección caseros para abastecer alos sanitarios, pero también muchas empresas, que se sumaron a la causa y al programa Retos impulsado por el Gobierno que preside Fernández Mañueco, y cambiaron su modelo de negocio y adaptaron sus máquinas a la nueva situación, acudiendo a la llamada de la emergencia nacional.

Y una de estas empresas es Inyección de Materiales Técnicos (Imatec), ubicada en el polígono industrial Los Avezales de la localidad leonesa de Otero de las Dueñas, que ha visitado este lunes el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, para conocer de cerca su labor y los entresijos de la compañía. Allí, tras recorrer las instalaciones, reconocía ante la prensa la capacidad que tuvo esta empresa desde el inicio de la pandemia de la necesidad que había de “ser soberanos” para surtir de mascarillas faciales al sistema sanitario”.

“El empresariado de Castilla y León estuvo a la altura de las circunstancias”, destacaba el consejero, quien ejemplificaba en Imatec a todas ellas. “Una compañía -proseguía- que cambió su proceso de producción y el paso de su empresa para ayudar a Castilla y León fabricando mascarillas faciales, casi 600.000, que sirvieron para ayudar al sistema sanitario en los peores momentos”.

Por ello, Suárez-Quiñones personalizaba en Imatec el agradecimiento de todas las empresas que prestaron su ayuda en momentos en los que el Gobierno autonómico “no lo pasó bien” porque el Ejecutivo de Pedro Sánchez “no nos abasteció de Epis”.

El consejero Suárez-Quiñones atiende a la prensa tras visitar la empresa Imatec en Leónj
El consejero Suárez-Quiñones atiende a la prensa tras visitar la empresa Imatec en LeónjPeio GarcíaIcal

De igual manera, el consejero de Fomento y Medio Ambiente ponía de relieve el “compromiso empresarial” de Imatec, una empresa joven de la que destacaba que esté asentada en el medio rural, que proporciona empleo y tiene vocación de expandirse.

De hecho, su entrada en la fabricación de mascarillas ha permitido la creación del proyecto de Mascarillas Clinic, una nueva empresa de mascarillas que cuenta con los más altos estándares de calidad, que está aprobada por la Agencia Española del Medicamento y por la Junta de Castilla y León y que cuenta con los marchamos europeos, el Certificado CE de homologación y la colaboración de Aitex.

“Este proyecto permitió una ampliación del negocio de Imatec con el que genera empleo y colabora con otras empresas como el centro especial de empleo Soltra para su distribución”, destacaba.

Experiencia en inyección de plásticos

Por su parte, el director general de Imatec, Justino Luengos, exponía que la compañía, que cumple este año 18 años, asumió en marzo del año pasado “el reto tan importante de dar abastecimiento a las necesidades que en ese momento había”.

“Quisimos usar nuestra experiencia en la inyección de plásticos para la fabricación de mascarillas faciales, lo que derivó en otro tipo de productos, como las pantallas de protección de los taxis, adaptados a más de 300 modelos diferentes”, explicaba en su intervención Luengos, para quien este proyecto de las mascarillas faciales supuso un gran reto que se ha cumplido “con nota” y que espera sea el trampolín para derivarlo en la clasificación del producto sanitario de Clase 1.

“El equipo de Imatec asumió ese reto, toda la gente ha estado a la altura sobradamente, lo hemos hecho con mucha dignidad y estamos muy orgullosos, porque es muy importante que el empresariado dé una imagen de solidaridad y compromiso”, concluía.