“No a la mina de uranio” reclama un “verdadero plan de desarrollo rural” en el Campo Charro

La plataforma asegura que el informe desfavorable del Consejo de Seguridad Nuclear sobre la mina de uranio en Retortillo supone una “oportunidad para el territorio”

Protesta contra la mina de uranio de Retortillo
Protesta contra la mina de uranio de Retortillo

La Coordinadora “No a la mina de uranio. Por un mundo rural vivo” reclamó la creación de un “ente entre administraciones” para implementar un “verdadero plan de desarrollo rural” en el Campo Charro, tras la publicación del informe desfavorable del Consejo de Seguridad Nuclear sobre la creación de una mina de uranio en Retortillo (Salamanca), que para esta plataforma supone una “oportunidad para el territorio”.

“Durante diez años la empresa australiana Berkeley Minera España ha jugado con ilusiones y espejismos de falso progreso para una comarca deprimida prometiendo miles de puestos de trabajo. Quienes nos hemos opuesto siempre hemos advertido del gravísimo peligro que suponía materializar una instalación radiactiva de primera categoría para la salud humana y el medio natural. El informe técnico del CSN no viene si no a confirmar científicamente nuestras constantes señales de alarma”, resumieron.

Según la organización, “el abandono definitivo de este proyecto deja a la comarca del Campo Charro y la provincia en la misma situación de abandono y desierto demográfico que la mayor parte de la España vaciada”. Por ello, consideran que las soluciones al mundo rural deben de ser “globales para todos los territorios afectados”.

No obstante, el caso concreto del “abandono del proyecto de la mina de uranio de Retortillo”, según la coordinadora, debería servir para que “de una vez por todas” las administraciones implicadas, entre las que incluye el Gobierno de España, la Junta de Castilla y León, la Diputación de Salamanca y las entidades locales de la comarca, “se comprometan a la aplicación de un verdadero plan de desarrollo rural”.

“Valoraríamos positivamente la creación de un ente en el que participen tanto las administraciones como las organizaciones sociales de la comarca, asociaciones, sindicatos y organizaciones agrarias, y de la pequeña empresa local, con el mandato de la ejecución de un plan de desarrollo rural basado en la potenciación de los recursos endógenos o incentivando la incorporación de nuevas actividades que sean compatibles con el medio natural y la salud humana”, manifestó la plataforma.

Además, la coordinadora apuntó a la aprobación de los fondos excepcionales de la Unión Europea para la recuperación como una “oportunidad única” para financiar esta iniciativa. “Seguiremos atentamente los próximos pasos de la empresa extractora ya que tiene responsabilidades que cumplir y vigilaremos todos los proyectos de minería que amenacen nuestra tierra, en especial al mundo rural”, advirtió la organización mediante un comunicado.

Además, la Coordinadora ‘No a la mina de uranio. Por un mundo rural vivo’, añadiendo al resto de las plataformas y asociaciones que han estado defendiendo el Campo Charro contra este “peligroso proyecto de minería radiactiva” ofreció su apoyo y colaboración a las administraciones para la gestación de dicho proyecto de desarrollo. Finalmente, quisieron tener un “recuerdo especial” para los activistas que faltan y “no han podido disfrutar del resultado de su lucha”.