Alerta de riesgo de incendios desde hoy y hasta el viernes en toda Castilla y León

Las altas temperaturas unido a la intensidad del viento hace que la Junta extreme las precauciones en las próximas horas

Varios operarios trabajan en un incendio declarado en la provincia de León
Varios operarios trabajan en un incendio declarado en la provincia de León@ATBRIF

La Junta ha declarado la alerta de riesgos forestales desde este miércoles y hasta el próximo viernes, debido a la intensidad del viento en las próximas horas, lo que unido a las altas temperaturas que se están registrando desde el sábado 16, incrementa mucho la probabilidad de ignición y la velocidad de propagación de los incendios, en especial en las horas centrales del día y primeras horas de la tarde.

Por ello se han establecido medidas preventivas como la prohibición de realizar trabajos en el monte y franja de 400 metros de terreno rustico que lo circunda con maquinaria que genere deflagración, chispas o descargas eléctricas. Las cosechadoras y empacadoras no tienen ninguna restricción especial en este nivel de alerta, aunque se recuerda que, en época de peligro alto, deberán detenerse si se superan simultáneamente los 30ºC de temperatura y 30 kilómetros por hora de intensidad de viento. Estas condiciones extremas es probable que se produzcan en Castilla y León los días 22 y 23 de julio.

Desde el pasado sábado 17 hay una masa de aire caliente en altura sobre la Comunidad, lo que ha provocado y sigue provocando un incremento importante de las temperaturas tanto máximas como mínimas que genera una importante desecación del combustible vegetal.

Hoy y mañana las temperaturas máximas diarias serán muy elevadas pudiendo superar en 5ºC la temperatura media de las máximas del último decenio. La intensidad de viento sube y el jueves y el viernes se espera viento de más de 20Km/h en toda la Comunidad. El viernes la temperatura baja por la retirada de la masa de aire caliente, pero continúa el viento y la alta inestabilidad atmosférica provocada por el movimiento de las masas de aire, que incrementa considerablemente la probabilidad de ignición y el índice de consolidación, en especial en las horas centrales del día

La declaración de la alerta de riesgo de incendios forestales prohíbe el uso de barbacoas y el uso de los ahumadores en la actividad apícola; suspende las autorizaciones de uso del fuego y de fuegos artificiales; y prohíbe el uso de maquinaria que en su funcionamiento habitual despide chispas como sopletes, soldadores, radiales en el monte y franja de 400 metros de terreno rustico que lo circunda.

En cuanto a la utilización de maquinaria tipo cosechadora o empacadora, se deberá suspender en los momentos en que la temperatura sea superior a 30º C y la velocidad del viento supere los 30 kilómetros por hora. No obstante, se recomienda posponer las labores no urgentes y mantener la máxima precaución. En todo caso, es necesario tener a mano los medios de extinción y el personal suficientes para controlar los posibles incendios que se puedan originar como consecuencia de la labor.

El uso de motosierras está permitido siempre que se cuente con medios de extinción adecuados en el lugar donde se trabaje (mochila, batefuegos o similar) y que sus lugares de mantenimiento, si son en monte, se mantengan limpios de vegetación en un radio de al menos dos metros y con medios de extinción.

Los campamentos juveniles podrán seguir con su funcionamiento habitual extremando la vigilancia y las medidas preventivas, y teniendo especial prudencia en el uso de generadores, motores y cocinas de campamento.

Asimismo, se solicita a la población que, además de extremar las medidas de prudencia, tenga la máxima precaución en sus actividades al aire libre, primando su seguridad, la de los demás habitantes y sus bienes, y la del monte, solicitando avise a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales.