Castilla y León amanece con un manto de polvo africano arrastrado por la borrasca Celia

La situación la causa una calima que empeora la calidad del aire

La villa de Astorga (León), cubierta por la calima
La villa de Astorga (León), cubierta por la calima FOTO: César Sánchez/Ical Agencia ICAL

Castilla y León amaneció este martes 15 de marzo con un manto fino de polvo que ha cubierto la superficie de calles, vehículos y tejados y con la calima como protagonista, que ha empeorado la calidad del aire y ha dibujado de un tono ocre el cielo de la Comunidad, dejando una imagen casi apocalíptica, de película.

La delegación autonómica de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señaló que la intrusión continuará en los próximos días de forma significativa. Esta situación, provocada en gran parte por la borrasca Celia, que inyecta aire procedente del continente africano, dará lugar a lluvias de barro y un empeoramiento de la calidad del aire.

La calima consiste en la disminución de la visibilidad por la presencia de partículas secas (en contraposición con la bruma o niebla, compuestas por acuosas). Cuando las lluvias y nevadas arrastran polvo hasta la superficie, se dice que hay una deposición húmeda del polvo. Son las conocidas como ‘lluvias de barro’, que en algunos casos ya se han registrado esta madrugada en Castilla y León.

Calima en la capital leonesa. En la imagen, manto de polvo africano sobre los vehículos
Calima en la capital leonesa. En la imagen, manto de polvo africano sobre los vehículos FOTO: CAMPILLO Agencia ICAL

Aemet advierte de que lo más significativo de la entrada de polvo en suspensión es que empeora la calidad del aire que se respira. En ese sentido, a lo largo del día de hoy está previsto que alcance niveles “muy desfavorables”, e incluso “extremadamente desfavorables” en algunas zonas de la Comunidad, como el centro de la provincia de León, norte y sudeste de Zamora y sur de Ávila. En todo caso, la peor parte se lo llevarán Madrid y Toledo, además del sudeste peninsular, con lluvias de barrio muy notables.

El empeoramiento de la calidad del aire se debe, fundamentalmente, a la presencia de partículas muy pequeñas en suspensión (inferiores a 10 micras, e incluso a 2,5 micras). Estas partículas de polvo, aparte de ensuciar superficies y causar lluvias de barro, pueden provocar por lo tanto afecciones respiratorias y circulatorias. En los próximos días se prevé que se desplace hacia el este.

El nuevo delegado territorial de Aemet, Manuel Antonio Mora García, señaló en declaraciones a Ical que se registró un episodio similar en abril de 2021, aunque no alcanzó estos niveles de acumulación en superficie. De todos modos, aseguró que es “frecuente que haya intrusiones de polvo sahariano” en la Comunidad. En esta ocasión ha alcanzado a las nueve provincias porque estaba asociado a Celia, que “ha impulsado vientos de componente sur y arrastrado el polvo”.

Calima en la capital leonesa
Calima en la capital leonesa FOTO: CAMPILLO Agencia ICAL

Estos escenario se dan “en todas las épocas del año”, aunque en muchas ocasiones se quedan “en los mantos nivosos de las zonas montañosas, donde ocurren con frecuencia este tipo de deposiciones”. Además, la nubosidad en el cielo ha tomado un color rojizo “que sorprende aún más a la gente”.

Llamadas al 1-1-2

Ante esta situación el Servicio de Emergencias de Castilla y León 1-1-2 recibió una decena de llamadas de personas que preguntaban o informaban sobre la cantidad de polvo en suspensión que había en el ambiente.

El 1-1-2 también señaló, a través de su cuenta de Twitter, que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) advirtió que las partículas procedentes de África van a empeorar “considerablemente” la calidad del aire en Castilla y León durante toda la jornada. En el mismo sentido, se pronunció el Ayuntamiento de Valladolid quien alertaba de la existencia en la capital de una masa de aire africano, por lo que aconsejaba el uso de mascarilla en la calle.

Por su parte, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, aprovechó su perfil en la red social para asegurar que los servicios de emergencia y limpieza municipales estaban coordinados desde primera hora de la mañana para retirar “a fondo” la arena y el barro acumulados por la calima que está afectando a buena parte del país, y también a la ciudad.