El PSOE pide una Junta de Portavoces para hablar de la investidura y la subida de los precios

Tudanca, dispuesto a abstenerse si Feijóo y Mañueco establecen un cordón sanitario a Vox aunque dice que no cree que ocurra “porque Castilla y León es una prueba piloto” para ellos

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista y secretario general del PSOECyL, Luis Tudanca, atiende a la prensa
El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista y secretario general del PSOECyL, Luis Tudanca, atiende a la prensa FOTO: mir_ical Agencia ICAL

Los socialistas siguen molestos por que aún no haya fecha para la investidura de Fernández Mañueco, ya que consideran que la Comunidad “está paralizada” ante los “numerosos” problemas existentes mientras el presidente de la Junta en funciones, que hoy cumple cien días en esta situación, “está escondido, tumbado en una tumbona y sin dar la cara”.

El secretario regional del PSOE y portavoz de los socialistas en las Cortes, Luis Tudanca, ha anunciado este martes que su grupo ha registrado una solicitud en el Parlamento con la urgen al presidente de la Cámara, Carlos Pollán, de Vox, a que convoque la Junta de Portavoces con el objetivo de poder debatir sobre la fecha de la investidura de Fernández Mañueco, pero también sobre la subida de los precios y las consecuencias de la invasión rusa en Ucrania.

Tudanca denunciaba que PP y Vox tienen paralizado el Parlamento regional y la voz de los castellanos y leoneses y que por ello su grupo, amparándose en el artículo 37 del Reglamento de las Cortes, ha decidido reclamar la convocatoria de esta Junta de Portavoces que se puede convocar a iniciativa propia, a petición de dos grupos parlamentarios o de un quinto de los 81 procuradores de la Cámara.

“El presidente está obligado a convocar esta Junta de Portavoces y si no lo hace demostraría que tiene poca consideración por la Democracia”, advertía Tudanca.

Los socialistas mantienen su tesis de que la investidura de Mañueco no se producirá hasta que Alberto Núñez Feijóo asuma su cargo, este fin de semana, como nuevo presidente nacional del PP, para así tener que hacer también suyo el acuerdo entre PP y Vox en Castilla y León, por lo que Tudanca echaba en cara al PP y a Mañueco que, por esta razón, tienen a Castilla y León” paralizada bajo la “orden de Santiago Abascal”.

Tudanca, además, rechazaba que Mañueco lleve cien días en funciones. “La Junta lleva ya paralizada muchos meses más, desde “antes incluso de las elecciones por una “guerra civil con Ciudadanos que ahora se ha extendido a Vox”, decía el dirigente socialista, mientras reprochaba también a Mañueco que “no haya tomado ni una sola medida salvo abrir procesos de libre designación para colocar a sus amigos y pagar antiguos favores”. “Es desolador -continuaba- ver la inacción de este Gobierno autonómico en un momento crucial”.

Castilla y León, prueba piloto

Sobre si sigue dispuesto a ofrecer su abstención en la futura investidura de Mañueco si con ello evita la entrada de Vox en la Junta, Tudanca apuntaba que sí, pero siempre y cuando Mañueco y Feijóo renuncian a gobernar con la “extrema derecha”.

“Si quiere volver, aquí estamos”, añadía el político burgalés, aunque reconocía que es una opción que ve poco viable porque “Castilla y León es la prueba piloto” de PP y Vox. Por este motivo, Tudanca insistía en que no tiene “ninguna esperanza” de que esto pueda suceder, máxime cuando PP y Vox ya han firmado su acuerdo de legislatura y los ‘populares’ ya han cedido a la formación de Santiago Abascal la Presidencia de las Cortes autonómicas.