Mañueco cumple cien días como presidente en funciones

Fue el pasado 20 de diciembre cuando se disolvieron las Cortes y se convocaron elecciones que ganó el PP pero sin mayoría mientras se espera la fecha de la investidura, que será la semana que viene

Fernández Mañueco en un acto público en Valladolid junto a Feijóo
Fernández Mañueco en un acto público en Valladolid junto a Feijóo FOTO: Photogenic/Claudia Alba Europa Press

Han pasado ya cien días desde que Fernández Mañueco decidiera disolver las Cortes, dando por finalizada la décima legislatura, y convocara elecciones anticipadas en Castilla y León alegando “traición” en Ciudadanos por negociar “a espaldas” del presidente de la Junta los presupuestos de 2022 con Por Ávila, y la posibilidad de una nueva moción de censura por parte del PSOE que esta vez sí pudiera salir adelante. Unos comicios que se celebraron el pasado 13 de febrero con victoria para el PP, pero lejos de la mayoría.

Los 31 escaños logrados por los populares fueron insuficientes para lograr la anhelada mayoría que perseguían y han tenido que recurrir a Vox, que logró trece representantes, para conformar un nuevo Gobierno de coalición y dar estabilidad a la Comunidad durante los próximos cuatro años.

El primer paso fue el acuerdo programático minutos antes de que diera comienzo la sesión plenaria de constitución de las Cortes de Castilla y León, y que, además, incluía la presidencia del Parlamento autonómico para Vox, que recayó en Carlos Pollán.

Un Gobierno que, por cierto, aún está por conformarse, ya que todavía no hay fecha para la investidura de Mañueco debido a que PP y Vox siguen esta semana negociando aspectos programáticos y de la estructura del Gobierno que están pendientes, según han informado fuentes de ambas formaciones, por lo que no será hasta la próxima semana cuando se desarrolle finalmente el pleno de investidura que ponga fin a este Gobierno en funciones en la Comunidad.

Una situación que está enfadando a la oposición socialista, aunque en la Junta, como dijo la semana pasada su portavoz, Carlos Fernández Carriedo, la acción del día a día está garantizada y los castellanos y leoneses no tienen por qué temer nada ni ninguna consecuencia adversa,

Si bien, en estos cien días han pasado muchas cosas. La actuación ante la pandemia se está gripalizando, mientras que en el PP, Pablo Casado dejará esta semana de ser presidente del PP tras la crisis interna que vivió el partido tras las elecciones de Castilla y León con la madrileña Díaz Ayuso, y que será sustituido por el gallego Alberto Núñez Feijóo en el Congreso Nacional que se celebrará este viernes y el sábado en Sevilla.

Además, los precios no han dejado de subir, la inflación se ha disparado por encima del 7 por ciento en España, y los costes de la energía, sobre todo de los carburantes, ha sacado a la calle a los transportistas que han parados sus camiones en una gran mayoría con los problemas de abastecimiento que se han generado. Una crisis que parece que va a amainando tras el acuerdo entre Gobierno y la Comisión Nacional del Transporte, aunque la plataforma convocante de las protestas sigue en la lucha hasta que el Gobierno apruebe un decreto-ley que permita a los transportistas trabajar sin pérdidas.

Y, para más inri, en este tiempo en funciones que lleva el Gobierno de Castilla y León, Rusia ha invadido Ucrania provocando millones la huida de millones de ucranianos, muchos de ellos están en Castilla y León, donde han sido acogidos por familias y conocidos, pero también por pueblos, en una la de solidaridad extraordinaria.