Homenajean al joven que llegó en patera de Eritrea por salvar una vida en Valladolid

Sied Muhamed se lanzó a las aguas del Pisuerga el pasado lunes por la noche para rescatar a una personas que se encontraba en el agua

Homenaje del Ayuntamiento de Valladolid a Sied Muhamed, que rescató de las aguas de Pisuerga a un joven el pasado lunes
Homenaje del Ayuntamiento de Valladolid a Sied Muhamed, que rescató de las aguas de Pisuerga a un joven el pasado lunes FOTO: Policía Valladolid

Sied Muhamed, de 22 años, quien llegó a Europa después de viajar en patera desde el Noreste de África, en concreto desde Eritrea, ha recibido este miércoles un homenaje en el Ayuntamiento de Valladolid por salvar la vida a un joven de 24 años que se estaba ahogando en el río Pisuerga.

Fue la noche del pasado lunes, sobre las 22.10 horas, cuando Sied Muhamed no se lo pensó dos veces y se lanzó al Pisuerga al ver cómo una persona se encontraba en el agua, mientras otras gritaban pidiendo socorro, a la altura del Puente Condesa Eylo, al norte de la capital vallisoletana.

Consiguió nadar hasta el lugar en el que se encontraba la víctima, que ya había empezado a sumergirse en esos momentos, y arrastró al joven hasta la orilla, donde un policía de paisano que se encontraba por el lugar practicó al afectado las maniobras de reanimación, apoyado por una patrulla que llegó al lugar del suceso, con las que consiguió que recuperara la consciencia.

Así fue como salvó una vida Said Muhamed, quien hoy ha confesado que sí le gustaría conocer al chico al que sacó del agua, durante el homenaje organizado por el consistorio, en el que los asistentes han reconocido con aplausos este “acto de heroicidad”, como lo ha calificado el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

En un castellano no perfecto, aunque sí entiende el idioma, Sied Muhamed ha dado las gracias a los asistentes al acto y ha narrado cómo, cuando vio al joven ahogándose en el río, estaba como muerto.

Bajó hasta la orilla y se lanzó a sacarle, en unos momentos en los que sólo pensó en salvarle la vida, ha relatado, antes de explicar que en la actualidad no tiene “trabajo ni nada” y especificar que pasó un tiempo en la cárcel -al verse involucrado en un altercado en el albergue municipal según fuentes del Ayuntamiento-. Ha detallado que, cuando tiene trabajo, ayuda a su madre, quien no quiso marcharse de su país.

También han intervenido en el acto dos policías municipales que intervinieron en el rescate, Julio César y Marcos, quienes han definido “lo que ha hecho este muchacho” como una acción “increíble”.

El suceso ocurrió en un lugar peligroso del río, de noche, cuando ni se veía a la víctima, en una zona con corrientes, y Sied Muhamed no se lo pensó, ha expuesto uno de los agentes. Cuando salió del agua tras rescatar al joven, se marchó -estaba empapado y fue a cambiarse de ropa-, no quería protagonismo.

En veintidós años en plantilla de la Policía no había visto algo así, ha expresado el policía, quien ha destacado la coincidencia de mil factores para que el joven sobreviviera, además del salvamento fundamental de Sied Muhamed, entre ellos que una mujer vio cómo se tiraba el joven, que otro compañero y él pasaran por el lugar en esos momentos y oyeron gritos y que llamaran a una patrulla que llegó rápidamente. Cuando tosió, expulsó el agua y empezó a respirar, “respiramos todos”, ha agregado.

El regidor ha situado el acto de homenaje desarrollado este miércoles en que, de no celebrarse, la historia de Said Muhamed sería una más de las que pasan desapercibidas, pero que tiene un “enorme importancia y carga simbólica” de lo que es la sociedad. Fue a los 14 años cuando salió en patera desde Eritrea y llegó a Italia en un barco de la Cruz Roja que le rescató, para trasladarse posteriormente a España con 17 años, ha explicado Puente.

Permaneció durante un tiempo en España siendo Menor Extranjero No Acompañado (MENA), tras llegar a la mayoría de edad obtuvo el permiso de residencia y trabajo, con el que cuenta hasta 2026, y hasta ahora, cuando ha tenido trabajo, ha desarrollado tareas agrícolas.

Cuando le falta el empleo, como ahora, vive en el albergue municipal sin salario y, cuando sí lo tiene, busca una habitación compartida. Así ha sido su periplo hasta la noche del lunes, cuando salvó la vida a un joven de Valladolid, ha descrito el alcalde.

No todas las personas en esta situación son delincuentes, son seres humanos que necesitan ayuda, que se les acoja y un trabajo, como todos los pobres de este mundo, nazcan donde nazcan, ha defendido Puente.

“Es la migración ordenada en la que creemos”, en la que se atiende a personas para las que las condiciones y la esperanza de vida no llegan ni de lejos a las de España, ha subrayado Puente, antes de poner el acento en los aspectos positivos de la migración.

El alcalde ha manifestado que el secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea, se ha interesado este miércoles por Sied Muhamed para ofrecer la posibilidad de regularizar su situación en caso de que no lo estuviera, aunque sí lo está porque tiene permiso de residencia y trabajo.

Merece que intentemos echar una mano, ha indicado el regidor, quien ha dicho en este sentido que el consistorio hablará con algunas empresas y ha considerado que sería una pena desaprovechar a una persona con este carácter, arrojo, valentía y ganas de tener un trabajo y un futuro.