Abyecta inmoralidad

“Nuestro jefe de Gobierno, acapara escándalos inenarrables a puñados y encadena la mentira y la traicion a su nación diariamente”

Amalio de Marichalar

Con la situación tan preocupante que vive España, ¿como es posible decir de un día a otro que estamos en una fuerte recuperación y al día siguiente decir que van a ser meses muy complejos para los españoles y que donde era una inflación pasajera, ahora persistente... ? , es la oda a la irresponsabilidad y engaño más flagrantes. Mientras. nueva ley que acuerdan con los socios filoterroristas para la memoria democrática extendiendo al primer Gobierno socialista las exigencias de los herederos de los terroristas que pretenden lograr con ello acabar con la transición. Ello, quienes han causado una tragedia criminal, con casi la mitad de asesinatos aún por esclarecer. El partido socialista, uno de los importantes artifices de la transición y de la democracia, ha de estar absorto ante la disolución de su legado que está inoculando su jefe de filas. Jefe de filas que únicamente tiene el plan de enfrentar a los españoles, mentir y engañar a los suyos y a todos, por lograr un día más de poder. Su Vicepresidenta y su chapa, enfrentando cainitamente a más a más ...

Ahora anuncia que acude a Ermua, donde va el Rey en homenaje a Miguel Ángel Blanco, tras acudir allí hace 25 años en repulsa al execrable crimen, y solo días después de la milagrosa liberación de Ortega Lara y resulta que quien pacta de nuevo estos mismos días con los filoterroristas para deshacer la transición y la democracia española, tiene la osadía demoníaca de querer aparecer en Ermua. ¿ Pero quien se cree este personaje acudiendo de manera tan indigna y lacerante a un acto en recuerdo y honor de quien murió asesinado tan trágicamente? Si acude estará deshonrando la memoria de todos los asesinados y sus familias. Será un presidente de Gobierno que habiendo ya atacado perversamente la memoria de todos ellos en numerosas ocasiones, rizara el rizo, sublimando la indignidad y la vileza jamás vista en una persona de muy mala factura y conciencia demoníaca. Tiene aún la oportunidad de no acudir y quedarse en un estadio anterior, aunque ya manchado para siempre de indignidad.

Hemos tenido la importante reunión de la OTAN, con éxito de organización de todas las administraciones involucradas y de nuevo Madrid dando la excelencia y el plus a todas las delegaciones y dejando la imagen del conjunto de España en lo más alto.

El Rey, el símbolo más admirado por todas las naciones participantes, y símbolo del devenir de una historia admirada y respetada durante siglos, tanto por amigos como por enemigos, al ser España durante siglos el mayor imperio conocido, y su figura la viva representación de todo ello, junto al vivo ejemplo de una transición y una democracia ejemplar protagonizada por Su padre el Rey Don Juan Carlos. Todo admirado y reconocido por naciones tan importantes y serias llegadas a Madrid. ¿Que hace el Jefe de Gobierno recibiendo en el Prado en la cena del segundo día a tantos jefes de Estado y de Gobierno? No es nadie para hacerlo, por mucho que se crea alguien. Todas las delegaciones extranjeras ya sabrán a estas alturas su triple lenguaje sin respeto alguno a su propia palabra y renunciando por sí mismo, y por voluntad propia, al basar su minuto a minuto en la mentira, a ser considerado una persona mínimamente sería.

Todos habrán observado su soberbia y su delirio de grandeza tan tosco y efímero. Todos habrán observado que su sonrisa es de engaño y les habrán informado sus embajadas que por destruir está destruyendo su propio partido, laminando a quien osa discrepar levemente, y destruyendo los resortes esenciales de las instituciones y de la propia democracia. Les informarán del peligro egolatra que preside su actuación y de la mínima credibilidad y solvencia de su labor diaria. Lo malo de ello es que lleva al abismo, dandole igual, la credibilidad de España. Lo único beneficioso es que han comprobado in situ que haciendo abstracción de el, España dispone de una historia y de una solvencia de presente y futuro, enraizada profundamente, que sobrepasará el mal ejemplo de quien ahora ejerce el Gobierno.

Sabemos ya de la dimisión del primer ministro británico, por escándalos en la pandemia organizando meriendas en su residencia y esta semana por no condenar severamente y solo de manera suave unos escándalos sexuales dando mal ejemplo en público. Por la milésima parte de lo que aquí ocurre un primer Ministro dimite. Eso es democracia.

Nuestro jefe de Gobierno, acapara escándalos inenarrables a puñados y encadena la mentira y la traicion a su nación diariamente. No hay parangón ni posible comparación. Solo por el escándalo sublime de inmoralidad pública pactando con los filoterroristas y traicionando a los que han entregado su sangre en defensa de la democracia, supone no solo la dimisión fulminante, sino la exigencia de explicaciones inapelables y la condena pública para siempre jamás de quien abyectamente y de la forma más inmoral y vil traiciona lo más importante y traiciona la más honrosa memoria y dignidad de España, y columna de agradecimiento permanente e inquebrantable, para el sostén de nuestra democracia