El rector de la ULE asegura que la Cirugía Equina del Hospital Veterinario “funciona con normalidad”

Juan Francisco García desmiente que haya habido “demanda de caballos que se hayan tenido que ir a otro hospital”

El rector de la ULE informa sobre el Servicio de Cirugía Equina del Hospital Veterinario
El rector de la ULE informa sobre el Servicio de Cirugía Equina del Hospital Veterinario FOTO: CAMPILLO Agencia ICAL

El rector de la Universidad de León, Juan Francisco García, aseguró hoy que el Servicio de Cirugía Equina del Hospital Veterinario “funciona con normalidad” y que la actividad “ha seguido constantemente”, de manera que “ha permanecido siempre abierto salvo dos semanas por un cambio de veterinario”. Asimismo, desmintió que “jamás ha habido demanda de decenas de caballos que se hayan tenido que ir a otro Hospital”, porque “han sido cuatro casos agudos”.

“El Hospital da el servicio y todos los que lo demandan pueden pedirlo. Puede haber un día concreto que no se pueda por lo que sea, pero se hará todo para que se resuelva”, puntualizó Marín, quien lamentó que la “campaña” hecha en contra del centro “ha hecho mucho daño” y ha generado “pérdida de confianza”, a pesar de que “se trata de tan solo de dos casos y de dos personas con un veterinario privado”.

De este modo, el rector de la ULE denunció que los casos hechos públicos hacen acusaciones “falsas”, al tratarse de “casos puntuales y personas con un veterinario privado y unos costes muy bajos”, algo que “no se va a permitir”, porque además de acudir “cuando el cirujano estimaba oportuno y no había estudiantes”, se llevó a cabo un “chantaje” y “amenazaron con ir a la prensa si no se le admitía”.

En este sentido, Juan Francisco García Marín explicó el caso concreto de dos equinos. El primero de ellos, que llegó por Sylvia Fernández Vilas, fue admitido “a pesar de la opinión en contra del director del centro y de la responsable de caballos”, debido a “los ruegos para operarle” tras comprobar que había sido operado en junio. Este caballo se admitió como “caso excepcional” y se valoró que “iba a soportar mal la cirugía”.

Así, se puso a disposición del veterinario un anestesista y otros dos veterinarios, así como las instalaciones, a pesar de lo cual el animal tuvo que ser eutanasiado. Todo ello ocurrió entre las 12.48 minutos, hora a la que se registró la primera llamada al Hospital Veterinario, y las 14.30 horas, cuando el animal ya estaba en quirófano, de acuerdo con los registros del propio hospital. “La realidad fue que se había operado en junio e hicimos una excepción y en mala hora lo hicimos”, lamentó el rector, al tiempo que detalló que “posteriormente se recibió una llamada para otro caso a través de un veterinario privado y se dijo que no se admitía en esas condiciones”.

Para hacer entender esta situación, Marín lo comparó con un Hospital público, donde llama un paciente con una apendicitis y que dice que su cirujano privado va a operarle y pide que le preparen inmediatamente un quirófano con un anestesista, dos enfermeras y otro veterinario, que el posoperatorio se hará también allí y que además no cobre mucho.

“La situación es la que es, el Hospital da atención las 24 horas del día los 365 días del año y el que quiera puede ir al y solicitar lo que quiera, que se aceptará siempre bajo las condiciones del centro y las de la Facultad”, puso de relieve el rector de la institución académica, al tiempo que hizo un llamamiento a los propietarios y veterinarios de caballos, a quienes afirmó que el Hospital Veterinario “está abierto a todas las propuestas que quieran hacer llegar, siempre que sean adecuadas”.

El cuanto a la puesta en duda de la formación ofrecida a los estudiantes, “unas acusaciones muy graves”, Marín reafirmó que la Facultad “está suficientemente evaluada y acreditada por los que tienen que hacerlo” y detalló que el Hospital Veterinario cuenta con 21 profesores permanentes vinculados en diferentes especialidades, nueve profesores asociados, 13 veterinarios clínicos especialistas contratados y otros nueve para animales de granja y 14 graduados en veterinaria que son residentes.

En el caso concreto de los équidos, el rector apuntó que existen cuatro veterinarios más dos residentes, “más el apoyo de enfermedades infecciosas”, al tiempo que se mantiene “contacto directo con los veterinarios y con las los Hospitales Alfonso X, el Hospital Sierra de Madrid o de la Complutense de Madrid”. De igual manera, el Hospital “sigue adelante con todos los proyectos”, entre los que se encuentra la reforma de la parte equina, ya que debido al tamaño de los animales “era la más desgastada”.