Detenido un falso médico que ejerció en el Hospital de Martorell

Ingresó en prisión acusado de certificar la muerte de un paciente

Los héroes invisibles al frente de la batalla contra el coronavirus en México
Vista de uno de los pasillos de un hospitalJorge NúñezEFE

J.G.O., de 21 años, vecino de Terrassa, ha sido detenido por los Mossos d’Esquadra y encarcelado por hacerse pasar por un médico y llegar a ejercer en el Hospital Sant Joan de Déu de Martorell aprovechando la urgencia sanitaria causada por la pandemia de coronavirus.

Los hechos se remontan a primeros de abril. El falso médico se presentó en el hospital para ofrecer sus servicios en un momento de urgencia sanitaria, por las numerosas bajas de profesionales por haber contraído el virus.

Según ha explicado a Efe el director gerente del centro sanitario, Manuel Álvarez, "todo el mundo buscaba médicos” aquellos días. El joven, con una apariencia bastante mayor que 21 años, aportó una documentación falsa, en fotocopias, que le acreditaría como médico. Por ejemplo, según esa documentación, el falso médico decía que había nacido en 1989 y tenía 31 años, incluso presentó nóminas de otros centros sanitarios de Madrid en los que supuestamente había trabajado.

En definitiva, J.G.O. burló el filtro de recursos humanos del Hospital de Martorell. El lunes día 6 de abril se incorporó al centro hospitalario, primero para hacer 8 horas de formación, y de inmediato, por la necesidad de facultativos, para realizar una guardia de 12 horas en urgencias.

Nunca estuvo solo, formaba parte de un equipo multidisciplinar en Urgencias y nunca tuvo una actuación clínica que afectase a ningún paciente”, ha asegurado Álvarez, que admite que llegó a prescribir dos medicamentos que no se sabe si llegaron a ser administrados.

Lo más grave de su estancia en el hospital fue la certificación de la muerte de un paciente, José, de 79 años, estando en el servicio de Urgencias. El falso facultativo lo hizo de manera diligente.

El engaño se descubrió el 7 de abril. A raíz de alguna sospecha, en el hospital revisaron la documentación aportada y encontraron anomalías en una de las fotocopias aportadas. Le llamaron por teléfono a su domicilio, en Terrassa, y el falso médico colgó el teléfono. El hospital avisó a los Mossos d’Esquadra, que le detuvieron el día 8, mientras pasaba consulta en una clinica privada.

Al registrar su domicilio, la policía encontró material de cuerpos sanitarios y de emergencias, utensilios que usan habitualmente bomberos, personal de protección civil, de la Cruz Roja, del SAMUR y del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), incluso una emisora de radio.

El Hospital de Martorell está revisando toda la actuación que tuvo J.G.O. en las pocas horas en las que jugó a ser médico para aportarla al juzgado de Martorell, que decretó su ingreso en la prisión de Can Brians acusado, de momento, de delitos de falsificación de documento público e intrusismo profesional.