El “indepe” optimista

Es curioso como estos días de confinamiento mientras aumentaba la crispación política, la gente retomaba viejas amistades, claro que a mi amigo indepe y a mí no nos hacía falta retomar lo que nunca dejamos.

Así que era obligado a la que abrieron los restaurantes, la cena con el gintonic y el intercambio de puros.

-¿Cómo te ha ido el confinamiento?

-Bueno, se me hacia extraño pero me he amoldado. ¿Y a ti?

-Pues más o menos igual, incluso he escrito una novela.

-Seguro que nosotros somos los malos.

-Es una novela policiaca.

Y no va y no se me ocurre otra cosa que soltarle el meme recurrente que ha corrido por whatsapp, “Estoy hasta los cataplines del coronavirus, que añoro el proces”.

¡Huy lo que he dicho!

-Pues vais a tener proces hasta en la sopa, porque ahora sí que vamos de verdad.

-Esta vez sí, ahora sí, vale, como en los últimos cinco años, y sobre todo unidos y en buena armonía, porque mira que os lleváis bien entre vosotros, el cariño entre Junqueras y Puchi me tiene conmocionado.

-Ahora sí, porque este gobierno está dispuesto a dialogar.

-El gobierno puede dialogar todo lo que quiera, pero mientras no se toque la Constitución lo tenéis claro, y para eso no basta la voluntad del gobierno.

-Todo es cuestión de la voluntad política de Madrid.

-¿Para qué?, porque a vosotros o se os da la independencia o lo de la voluntad política os trae al pairo. Además os va a pasar lo mismo que con Rajoy, aunque este no quería hablar, y los de ahora sí. Confundís el Gobierno con el Estado, y las leyes están para cambiarlas o cumplirlas y los jueces para hacer que se cumplan y quien no lo haga pringa, como ya pasó, seáis vosotros o el mismísimo gobierno.

-Los jueces no pueden oponerse a la voluntad popular, ni a las decisiones políticas.

-Menos mal que no te dio por estudiar Derecho.

-Vale dejémoslo, os vais a segunda.

-Y un huevo, la liga española sin nosotros no tiene sentido.

-Tú confundes el deseo con la realidad.

-Mira quién habla.

-¿Otro gintonic?

-Hecho.