Sigue la oleada de robos de menas y jóvenes en el Maresme

Han protagonizado numerosos asaltos durante este verano en la población y la comarca y son de nacionalidad marroquí

Durante este verano de pandemia, los denominados jóvenes extranjeros no acompañados (MENA) han protagonizado numerosos episodios delictivos en Mataró y en general en toda la comarca del Maresme. En El Masnou llegaron incluso enfrentamientos con los vecinos.

El nuevo asalto ha tenido lugar en esta ocasión en una tienda de telefonía móvil del centro de Mataró, y estuvo protagonizado de madrugada por dos jóvenes de aspecto magrebí.

Hace muy pocas semanas, los Mossos d’Esquadra detuvieron en Mataró a un joven vecino de la población, de 25 años y de nacionalidad marroquí, como presunto autor de tres delitos de robo con fuerza en establecimientos de la capital del Maresme.

El primer hecho se produjo también de madrugada. Una escuela de idiomas del centro de la ciudad tenía la persiana levantada y los cristales rotos. La calle estaba manchada por un hilo de sangre. Poco rato después, localizaron un joven que llevaba una herida abierta en el brazo sobre la que no supo explicar como se la había hecho y un teléfono móvil que aseguraba que acababa de comprar de segunda mano. Un día después, y sobre las mismas horas

El segundo hecho sucedió también de madrugada, cuando los agentes fueron informados de que un joven acababa de robar en una tienda de ropa del centro de Mataró y que intentaba huir con la caja registradora. Lo localizaron a unos 10 metros de la tienda y la recuperaron. El arrestado había intentado ocultar en un agujero. Los investigadores, además, relacionaron al mismo hombre con un robo con fuerza que se habría producido antes, en una panadería. El cristal de la entrada estaba roto igual que la cerradura.

Pocos días antes, los Mossos y la Policía Local de El Masnou (Barcelona) detuvieron a 15 personas -una de ellas, menor de edad- en un operativo que lanzaron a mediados de agosto tras detectar un incremento de robos en el municipio.

Los presuntos ladrones cometieron varios robos con violencia e intimidación cerca de la estación y en la zona Paseo Marítimo en los que supuestamente sustrajeron dinero, joyas, móviles y una bicicleta. 12 de los detenidos mayores de edad son de nacionalidad marroquí, mientras que los otros dos son de nacionalidad serbia.

El 12 de junio fueron detenidos dos hombres, de 41 y 23 años, de nacionalidad marroquí y vecinos de Mataró, como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en un establecimiento comercial de la localidad de Mataró.

Los hechos se produjeron de nuevo de madrugada, cuando un testigo alertó a través del 112 que dos hombres, encapuchados y vestidos con ropa oscura, estaban forzando la persiana de un establecimiento comercial de la calle Marina de Mataró. Los agentes localizaron un hombre encapuchado huyendo del lugar de los hechos que, al ver a los policías, se escondió bajo un vehículo estacionado en una calle adyacente. Los agentes lo identificaron y localizaron un guante y una braga que había escondido bajo el vehículo y lo detuvieron.

También gracias a la colaboración ciudadana otra patrulla localizó a otro hombre que había participado en el robo, en el interior de un vehículo estacionado cerca del lugar de los hechos, sudando y respirando agitadamente. Dentro del vehículo se localizaron una pata de cabra, un destornillador, guantes de trabajo y dos tijeras para cortar metal, susceptibles de ser utilizados para cometer robos. El hombre quedó detenido también por su presunta participación en los hechos.

En el mismo día, los Mossos detuvieron a un joven de 19 años, de nacionalidad marroquí y vecino de Mataró como presunto autor de un robo con violencia en la ciudad. Los hechos tuvieron lugar el 4 de junio, cuando la víctima sufrió el tirón de una cadena de oro cuando se encontraba paseando por la plaza Santa Anna.

Incluso antes de la pandemia, en febrero, los Mossos arrestaron a dos jóvenes de 18 años, uno de nacionalidad española y otro magrebí, y dos menores, de 17 y 16 años, los cuatro vecinos de Mataró, como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en establecimiento comercial, en grado de tentativa.

Los hechos sucedieron alrededor de las 2:15 horas de la madrugada del mismo día, cuando varios testigos alertaron a través del 112 que un grupo de jóvenes, vestidos con ropa oscura, guantes y tapabocas, estaban forzando la reja de un bar situado en el barrio de Cerdanyola. Pocos minutos después, la primera patrulla de mossos de paisano que se acercó al bar detectó este grupo de jóvenes huyendo del lugar de los hechos.