The Hu, los herederos de Genghis Khan: heavy metal desde Mongolia

Los videos de “Wolf Totem” y “Yuve Yuve Ye” se hacen virales e impulsan al estrellato a la exótica banda

The Hu proceden de Ulan BatorGoogle

Dentro de los estilos más extremos del metal es habitual encontrar bandas alejadas del mundo anglosajón. Son incontables grupos de thrash, black y death metal de países como España, Grecia, Rusia y Ucrania, Alemania y, sobre todo, escandinavos, con Suecia a la cabeza.

Más difícil es encontrarlos en el continente asiático. Es impensable en los países musulmanes, pero sí que está el grupo de black metal japonés Sigh, y es más que conocida la gran afición que hay en el archipiélago nipón por el hard rock y el heavy, con innumerables bandas propias. En Filipinas encontramos a los californianos de adopción Death Angel, un clásico del thrash.

La gran sorpresa viene con The Hu, que tocan hunnu rock, y que proceden de Ulan Bator, la capital de Mongolia. Formados hace cinco años, tocan con instrumentos del folclore autóctono, e incluyen el típico canto de garganta de la patria de Genghis Khan.

El año pasado lanzaron “Gereg”, su esperado y cada vez más aclamado debut, en el que estaban trabajando desde 2012. Dos de sus temas tienen millones de visitas en YouTube, y Gereg significa “pasaporte diplomático" en la época imperial de Mongolia.

Su tema más famoso es “Wolf Totem”, que ha conseguido repercusión incluso en Estados Unidos, convirtiéndose así en la primera banda mongol a entrar en el Billboard.

The Hu son Gala (morin khuur, voz), Jaya (tumur khuur, tsuur, voz), Enkush (morin khuur, voz) y Temka (tovshuur, coros). El nombre es de un antiguo emperador, que se llamaba Hunna. De ahí venían los famosos y temibles hunos. que en la cultura occidental se conoce como los hunos. Utilizando la técnica distintiva de zumbido de varias octavas conocida como canto de garganta, así como los instrumentos tradicionales de cuerda y viento de su tierra natal, los Hu y su productor, Dashka, casó este sonido con las guitarras eléctricas, el bajo y la batería del heavy metal con gran éxito. Es difícil describir su estilo, pero desde luego es chocante, y suena fresco.

Sus dos primeros sencillos, “Yuve Yuve Yu” y “Wolf Totem”, aparecieron en 2018 y se volvieron virales, logrando millones de transmisiones en todo el mundo. “The Gereg” fue lanzado internacionalmente por Eleven Seven Records. La banda también consiguió una canción en la banda sonora del popular videojuego Star Wars Jedi: Fallen Order, e incluso han colaborado con Lizzy Hale, la carismática líder de los hard rockeros Halestorm. Su último gran hito, por el momento, es haber sido recibidos por el presidente mongol, Khaltmaagiin Battulga.

Dejando de lado la originalidad de su música, que mezcla los cantos de garganta e instrumentos tradicionales de su país, como flautas y cuerdas, con sonidos más cercanos al metal épico, todo esto hubiera sido impensable en una época previa al dominio de las redes sociales, pero tampoco, no seamos ingenuos, si la banda no hubiese contado con el respaldo de un sello como Eleven Seven Music, hogar de bandas como Five Finger Death Punch o Papa Roach. Es gracias a este vínculo con una empresa occidental que el grupo está ahora mismo girando por Estados Unidos después de haber dado sus primeros conciertos en Europa.

El trabajo ha sido duro, y lo demuestra el hecho de que para filmar el clip de su “Yuve Yuve Yu tuvieron que recorrer 5.000 kilómetros hasta el oeste de Mongolia. "Hubo días en los que estábamos soportando altísimas temperaturas en el desierto y al día siguiente nos estábamos helando en lo alto de una montaña. Pero nos sentimos muy honrados y abrumados por la reacción de la gente alrededor del mundo”, cuenta Gala, el emperador del grupo.

Hace años que escuchan a bandas occidentales populares como Metallica, Slipknot, Tool o Rammstein, y tienen otros grupos formados en su currículo, siempre con toques tradicionales. No ocultan su gran orgullo por estar en el mismo sello discográfico que Motley Crue, In Flames y Papa Roach, entre otros. Ahora, se sienten eufóricos cuando aseguran que “nuestros compatriotas nos quieren y nos apoyan. Nos sentimos muy queridos por el país entero y ése es el mejor sentimiento del mundo".

Su mensaje es “recordar la importancia de mostrar tu agradecimiento a nuestros padres, el amor por tu país, proteger la naturaleza, respetar las mujeres, respetar tu historia y tus antepasados y, finalmente, dar a los individuos el poder interior para creer en su futuro. Queremos que todo el mundo se una para hacer del mundo un lugar mejor".