Economía

El empresariado catalán se conjura para pedir la ampliación del aeropuerto

“Con su actual diseño y configuración, está agotando su capacidad”, señalan los promotores del manifiesto.

Los asistentes al acto 'Tots per l'ampliació de l'aeroport'
Los asistentes al acto 'Tots per l'ampliació de l'aeroport'ALBERTO PAREDES - EUROPA PRESS ALBERTO PAREDES - EUROPA PRESS

Corría el año 2007 cuando más de 800 empresarios catalanes se reunieron en la escuela de negocios Iese para demandar una gestión autónoma del aeropuerto de Barcelona. La intención era potenciar El Prat como hub de conexiones sin vivir permanentemente a la sombra de Barajas. Casi tres lustros más tarde, el empresariado catalán ha unido de nuevo sus fuerzas, cambiando de escuela de negocios, Esade, pero con un mismo objetivo: el aeropuerto. En esta ocasión para reclamar su ampliación ya que, en 2019, rozó su capacidad máxima.

Así las cosas, entidades y agentes económicos catalanes se han unido en el acto “Todos por la ampliación del aeropuerto” organizado por Fomento del Trabajo y la Cámara de Barcelona en la sede de Esade de la capital catalana. El objetivo no es otro que acelerar el plan directivo de El Prat, que contempla una nueva terminal satélite y ampliar en 500 metros una de las pistas paralelas, con una inversión estimada de 1.700 millones de euros en 2022-26. Estas obras permitirían que el aeropuerto pasase de generar el 7% del PIB de Cataluña al 9%, y atraería “iniciativas empresariales internacionales” hacia Barcelona, su área metropolitana y Cataluña.

Los firmantes del manifiesto aseguran que la pandemia ha causado una tregua no deseada a la actividad del Aeropuerto, aunque ahora “parece estar llegando a su fin”, y la ampliación podría contribuir a la recuperación económica de Cataluña tras esta crisis, y a su crecimiento.

Javier Godó Muntañola, Antoni Bufrau y José Creuheras, en un acto en el que el mundo económico catalán ha urgido este miércoles a cerrar "un gran pacto institucional" que haga posible la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat. FOTO: Miquel González de la Fuente Shooting

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, también se pronunció sobre el asunto pero con una ambigüedad calculada. No en vano, sus socios de gobierno, Junts, y sus socios de legislatura, la CUP, mantienen posiciones encontradas. El president se comprometió a crear una mesa de trabajo para poder llegar a un acuerdo lo antes posible, y no se ha mostrado ni a favor ni en contra. Las mayores resistencias a la ampliación, en cambio, radican en el mundo municipal y muy concretamente en los dos ayuntamientos más directamente implicados: Barcelona y El Prat de Llobregat. Ada Colau lleva tiempo rechazando la ampliación y sugiriendo el tren como alternativa. Ayer, sin ir más lejos, señaló que «es mejor no hacer trampas en este debate».

El acto contó con la presencia del exconsejero Andreu Mas-Colell, así como diversas caras del empresariado catalán: el presidente de Planeta, José Creuheras; el presidente del Cercle d’Economia, Javier Faus, y el presidente de Pimec, Antoni Cañete. También han intervenido el presidente de la Cámara de Barcelona, Mònica Roca; el presidente de la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (Ufec), Gerard Esteve; la presidenta de Barcelona Global, Aurora Catà; el presidente de JEC, Rubén Sanz; o el presidente del RACC, Josep Mateu.