Òmnium Cultural llama a “trabajar” por una amnistía para todos los enjuiciados por el 1-O

La defensa de Cuixart denuncia que el condenado “sufre una vulneración de sus derechos”

Rueda de prensa de Òmnium Cultural sobre el recurso de Jordi Cuixart ante el TEDH. En la cárcel Model de Barcelona, el 15 de junio de 2021. EUROPA PRESS
Rueda de prensa de Òmnium Cultural sobre el recurso de Jordi Cuixart ante el TEDH. En la cárcel Model de Barcelona, el 15 de junio de 2021. EUROPA PRESS FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

Condenado por la protesta ante la conselleria de Economía y la organización del referéndum ilegal del 1-O en Cataluña, Jordi Cuixart permanece en prisión desde el 16 de octubre de 2017. No obstante, se convirtió en el primer independentista preso que lleva su caso a Europa, a sus tribunales, después de haber agotado todas las vías jurisdiccionales en instancias españolas.

El recurso, registrado en catalán, llegó a principios de este mes de junio, tan sólo 24 horas después de conocerse la sentencia del Tribunal Constitucional que desdeñaba los recursos de Cuixart y también del ex presidente de la ANC, Jordi Sànchez, ambos condenados por sedición a nueve años de prisión y otros nueve de inhabilitación absoluta.

El contenido del recurso no fue desvelado en ese momento, y Òmnium anunció que lo presentaría hoy junto al equipo jurídico de Cuixart. Son unos 60 informes que ocupan 2.009 páginas y entre los que figuran los “pronunciamientos de organismos internacionales” que han pedido su excarcelación a lo largo de estos tres años y ocho meses, así como las resoluciones dictadas por otros tribunales europeos.

De esta manera, la defensa de Cuixart, ha explicado hoy que el recurso contra su condena tiene entre sus principales argumentos que el activista sufre una “limitación abusiva de derechos fundamentales”, y lo señala como una vulneración del Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH).

Lo han explicado en rueda de prensa el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri; el abogado Olivier Peter y la representante internacional de la entidad, Elena Jiménez, junto a miembros de colectivos y ONGs de derechos humanos.

El recurso reprocha varias vulneraciones de derechos, y Peter ha destacado como “la más interesante” la que hace referencia al artículo 18 del CEDH, que regula las restricciones permitidas a derechos y libertades fundamentales.

“Es posible limitar el derecho a manifestación si es por un interés público, como la seguridad. Lo que no se puede hacer es limitar el derecho a manifestación por voluntad política”, ha explicado el abogado, que ha afirmado que en el caso de Cuixart se usó para apartarle de las protestas.

El escrito que el también abogado de Cuixart Benet Salellas presentó el martes pasado también alega vulneraciones del derecho a tener un tribunal predeterminado por la ley, del derecho a un juicio justo y una defensa efectiva, y de la prohibición de la detención arbitraria.

Peter confía en que el TEDH falle a su favor en esta causa, “porque si Europa tolera que un defensor de los derechos humanos pase nueve años en prisión por organizar manifestaciones pacíficas, el futuro de todos y todas será muy oscuro”.

Mauri ha señalado “evidencias que auguran la derrota internacional” de España en esta causa, y ha nombrado los apoyos internacionales que ha recibido Cuixart y los votos particulares de dos magistrados del TC al resolver su recurso, y los ha tachado de fisuras claras.

Ha asegurado que la condena de Cuixart “afecta a todos los movimientos sociales y toda la ciudadanía no solo de Cataluña y el Estado sino de toda la ciudadanía europea”, y ha llamado a seguir trabajando para una amnistía para todos los enjuiciados por el 1-O.

En el mismo sentido, Jiménez ha señalado la importancia del recurso ante el TEDH porque la condena a Cuixart “puede abrir la puerta a criminalizar a los que ejercen el derecho a protesta en otros países”.

“Si se permite en una situación así en una democracia, países más autoritarios tendrán una sensación de cierta legitimidad” al restringir libertades, y ha recordado que el grupo de trabajo contra las detenciones arbitrarias de la ONU pidió la liberación de Cuixart, y también ha remarcado los apoyos de Amnistía Internacional, el PEN internacional, Front Line Defenders, la Organización Mundial Contra la Tortura y de International Trial Watch, entre otros.

El entorno de Cuixart confía en los dos votos particulares de los magistrados Juan Antonio Xiol y María Luisa Balaguer, que consideraron por escrito que el Tribunal Supremo vulneró especialmente su derecho de reunión, a la legalidad sancionadora, a la libertad personal y a la ideológica, por lo que debían haber sido amparados. Por ello, opinaron que el fallo “amenaza con empobrecer nuestra democracia” al “alinearnos con sociedades disciplinadas por el abuso del sistema penal en la represión de conductas que se desenvuelven en el ámbito material de derechos fundamentales” dejando constancia de que, a su juicio, las condenas son desproporcionadas.

El resto de los independentistas presos también explorarán la misma vía que Cuixart y llevarán su caso a Estrasburgo. Desde Òmnium consideran que debían agilizar cuanto antes esta opción y esperan que el hecho de que su presidente permanezca entre rejas agilice los procesos de una justicia europea que suele tardar años en resolver.