El independentismo recibe a Sánchez con varias protestas simultáneas: “1-O, ni olvido ni perdón”

Hasta cinco protestas, entre ellas de la ANC, la CUP y Òmnium convocan en la Rambla para clamar contra el acto del presidente del Gobierno

Thumbnail

Ambiente hostil y protestas simultáneas del independentismo para recibir a Pedro Sánchez. Ni la “agenda del reencuentro” ni los indultos ni una puesta de largo con 300 invitados proporcionarán al presidente del Gobierno una una foto con cierta tranquilidad. La ANC, una facción de la CUP y parte de los CDR, entre otras entidades, han convocado esta mañana varias concentraciones en los alrededores de la Rambla y ante el Liceu.

El escenario son Las Ramblas de Barcelona, en pleno corazón de la capital catalana y entre callejuelas del centro, el barrio gótico y el Raval, por las que los manifestantes se van repartiendo entre un fuerte dispositivo policial desplegado por los Mossos d’Esquadra. La policía ha tenido que tapar la puerta del Liceu para evitar que los manifestantes vean quien entra en cada momento y así evitar alteraciones mayores. A medida que ha ido pasando la mañana el número de manifestantes ha incrementado considerablemente hasta el punto que los Mossos han tenido que cortar las Ramblas lo que ha provocado que muchos manifestantes recorrienran los callejones cercanos para poder llegar a los puntos de concentración.

Enfrente del Liceu está la concentración de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), la entidad que ha convocado bajo el lema “Nada a perdonar, todo por ganar”. Una protesta con hasta un centenar de personas, equipados con “estelades” y pancartas y que abuchean a los invitados en su llegada al recinto e incluso al Govern de Pere Aragonès, al que exigen la “independencia”, y al líder de ERC, Oriol Junqueras.

Uno de los primeros en acceder ya al Liceu ha sido el expresidente de la Generalitat, José Montilla (PSC), quien ha llegado poco después de las 10:00 horas entre silbidos y gritos de “independencia” junto al diputado socialista, Ramon Espadaler. “1-O, ni olvido ni perdón”, claman.

Más arriba, entre el Mercado de la Boqueria y lo alto de la Rambla empiezan los problemas: han convocado la CUP y varias entidades asociadas como la Forja y Poble Lliure, además de una facción de los CDR, que tratan de acceder a la zona organizados en varias columnas. Los manifestantes, de momento, protestan en medio de la vía entre agentes de lo Mossos y la Guàrdia Urbana, que evitan su acceso al Liceu.

Por su parte, Òmnium Cultural, la entidad independentista que preside Jordi Cuixart, ha desplegado una pancarta de seis metros en la Rambla ante el Gran Teatre del Liceu para reclamar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “la única vía para empezar a solucionar el conflicto político pasa por acabar con la represión, la amnistía y la autodeterminación, y no por los indultos, que no solucionan la situación de miles de represaliados”.

Los manifestantes no han tenido reparo tampoco a la hora de empezar a gritar y abuchear a los distintos invitados que han ido llegando. Uno de ellos ha sido el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, al que a su llegada ha sido recibido entre pitos e insultos.

La visita de Pedro Sanchez hoy para explicar los indultos no ha tenido solamente una respuesta contraria en la calle, todo el gobierno de la Generalitat decidió dar plantón al presidente y no asistir al evento. Ningún representante político ni institucional ha asistido e, incluso algunos exdirigentes como Josep Costa, han alentado en las últimas horas protestar contra el evento. Además, Oriol Junqueras, llegó a afirmar ayer en una entrevista que apoyaba la decisión del ejecutivo catalán, aceptando el indulto pero manteniendo la necesidad de una amnistía.