JxCat restituye a Eduard Pujol, el dirigente fulminado por un presunto caso de acoso sexual

El partido “se disculpa” con el exdiputado y asegura que en ocho meses no se ha presentado ninguna denuncia contra él

El exdiputado de JxCat Eduard Pujol
El exdiputado de JxCat Eduard PujolDavid Zorrakino Europa Press

Sorpresa en las filas posconvergentes: JxCat ha restituido al que fuese su portavoz en el Parlament Eduard Pujol, fulminado del partido en octubre de 2020 por un presunto caso de acoso sexual. La formación ha decidido restablecer su militancia tras constatar que no ha habido denuncias en el juzgado, según ha confirmado este mediodía el secretario general, Jordi Sànchez, tras la reunión semanal de la ejecutiva, la primera tras ser indultado y haber salido de prisión.

“Han pasado más de 8 meses desde que el partido decidió suspender de militancia a Eduard Pujol. Tras constatar que no hay denuncias que se hayan interpuesto contra él, hemos iniciado un proceso de restitución. El primer paso, no el último, es restituir su militancia”, ha remachado

De hecho, Sànchez ha avanzado que este proceso de “restitución” empieza con la citada devolución de la militancia y continuará por otras vías: “En conversación con él trabajaremos para que haya el máximo de restitución posible”. Sin embargo, Pujol ya no es ni diputado ni portavoz en el Parlament, ni tiene el acta al no haber concurrido a las elecciones del pasado 14 de febrero.

El pasado 26 de octubre, JxCat suspendió cautelarmente de militancia a su hasta entonces portavoz parlamentario y lo forzó a renunciar a su escaño, después de recibir denuncias que apuntaban a un presunto caso de acoso sexual. Un caso que la propia vicepresidenta y portavoz posconvergente Elsa Artadi calificó de “grave y urgente”.

En este sentido y preguntado por las palabras de Artadi de entonces, el secretario general de Junts ha concretado que la información que tenían cuando en octubre de 2020 decidieron suspender la militancia de Pujol “no era falsa, era incompleta”, pero ha esgrimido que era suficientemente grave para hacerlo.

En las conversaciones de la cúpula de JxCat con Pujol ha habido “disculpas”, pero Sànchez ha defendido que el comportamiento del partido en el caso “es el que todos los protocolos de acoso recomiendan”. “Para JxCat será un motivo de satisfacción que Eduard Pujol acepte volver a militar y que podamos volver a trabajar para llegar a las aspiraciones de la independencia”, ha remachado.