Economía

La compañía china GWM descarta instalarse en los terrenos de Nissan en Barcelona

La negativa de Great Wall Motors obliga a reactivar alternativas para los terrenos de la Zona Franca

Los trabajadores de Nissan se movilizan por el centro de Barcelona en favor del mantenimiento de las plantas
Los trabajadores de Nissan se movilizan por el centro de Barcelona en favor del mantenimiento de las plantas FOTO: Alejandro García EFE

Cuando la compañía china Great Wall Motors (GWM) se descolgó hace unas semanas con nuevas exigencias para hacerse con los terrenos de Nissan en la Zona Franca de Barcelona hubo quien lo tildó de farol. Nada más lejos de la realidad. GWM se ha retirado definitivamente del proyecto y faltará por ver si el supuesto interés de una empresa de tanques era real o, en este caso, sí formaba parte de la negociación.

Así las cosas, las diferentes partes implicadas han convocado de urgencia para esta mañana la mesa de reindustrialización para poner en marcha las diferentes alternativas que quedaban sobre la mesa. El ‘no’ de la empresa china, que era el proyecto prioritario, llega dos semanas después de que el Gobierno y la Generalitat presentaran una “contraoferta mejorada” a GWM en una carta firmada por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el conseller de Empresa y Trabajo de la Generalitat, Roger Torrent.

La nueva propuesta presentada a GWM contemplaba más ayudas públicas de las previstas en un primer momento y una reducción del alquiler del espacio de la Zona Franca donde está ubicada la planta de Barcelona. Esta nueva propuesta dirigida a la empresa china llegó tras una auditoría de la misma compañía que cuestionaba la viabilidad de la planta y reclamaba un aumento de las ayudas para llevar a cabo el proyecto.

El pasado 1 de diciembre, la mesa de reindustrialización de Nissan, en su última reunión, activó el proyecto del hub de electromovilidad a la espera de GWM, tras la contraoferta “mejorada” trasladada por el Gobierno y la Generalitat a la compañía china. Las opciones alternativas que siguen ahora sobre la mesa son el hub de descarbonización liderado por QEV Technologíes, una planta de vehículos eléctricos de Silence, así como propuestas logísticas o el mencionado taller de tanques.

En mayo se cumplió un año del anuncio del cierre de Nissan en Barcelona. Se abría, a continuación, un proceso de búsqueda de inversores interesados en desarrollar una actividad industrial en los espacios de Nissan con el objetivo de reducir al máximo el daño sobre la economía y el empleo del mayor cierre industrial ocurrido en España en los últimos años, que golpea a un sector, el de la automoción, que supone el 10 % del PIB.