El sistema de salud público catalán cuenta ya con la tecnología para tratar los temblores sin cirugía

Desde el pasado 3 de febrero, el Hospital Germans Tris i Pujol dispone de un equipamiento que permite tratar la sintomatología del Parkinson de predominio tremórico o el temblor esencial de forma no invasiva

El nuevo equipamiento permite tratar a los pacientes con la aplicación de ultrasonidos focalizados de alta intensidad guiados por resonancia magnética en el cerebro
El nuevo equipamiento permite tratar a los pacientes con la aplicación de ultrasonidos focalizados de alta intensidad guiados por resonancia magnética en el cerebro FOTO: ICS

“Desde los 17 años tengo temblores, que se han ido incrementando en los últimos años hasta extremos invalidantes”, confiesa el doctor Xavier Trias, quien al respecto comenta que “siendo alcalde de Barcelona, cuando tenía que firmar un libro de honor o dedicar un libro en una presentación no podía hacerlo, como tampoco podía beber agua durante una conferencia porque me la tiraba toda por encima”.

Sin embargo, hace un par de años se sometió en Navarra a sesiones de ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) guiados por resonancia magnética (RM) en el cerebro, una terapia gracias a la cual el temblor de su mano derecha ha desaparecido. “En su momento, nadie pudo ofrecerme soluciones, excepto una medicación que me atontaba y la tuve que dejar, pero con esta nueva tecnología me ha cambiado la vida, porque el temblor era para mí una afectación invalidante y, sin embargo, ahora puedo escribir y entender lo que escribo”, asegura Trias, para a continuación indicar que “en el momento que me sometí a la terapia para mejorar los temblores de la mano derecha, dije que no haría lo mismo en la mano izquierda hasta que pudiera llevarlo a cabo en la sanidad pública catalana” y ese momento ha llegado ya.

El Hospital Germans Tris i Pujol es, desde el pasado 3 de febrero, el primer hospital público de Cataluña que dispone de esta tecnología HIFU para intervenir de forma no invasiva sobre los temblores de aquellas personas que sufren Parkinson de predominio tremórico o temblor esencial y que no cuentan con otra alternativa terapéutica.

“Esta tecnología consiste en provocar de manera muy controlada una lesión mediante ablación térmica en un lugar muy concreto del cerebro que mejore la sintomatología”, explica el doctor Ramiro Álvarez, coordinador de la Unidad de Enfermedades Neurodegenerativas y responsable de Neurologia en la Unidad de Cirugía Funcional de Trastornos del Movimiento en el Hospital Germans Tris i Pujol, quien al respecto indica que “está dirigida a pacientes con una situación clínica importante, a los que el temblor provoca una importante alteración de su calidad de vida y a los que nos podemos ofrecerles alternativas terapéuticas”.

En este sentido, Álvarez recuerda que “en Cataluña hay en torno a 68 mil pacientes que padecen temblor esencial, de los cuales entre 3 mil y 4 mil tienen una repercusión funcional importante debido a ese temblor, pero no responden al tratamiento convencional. Hay otras alternativas como la estimulación cerebral profunda, que puede mejorar esta sintomatología, pero es una tecnología más invasiva y que no está al alcance de cualquier paciente, ya sea por motivos personales o de enfermedades concomitantes, y, por lo tanto, está bastante limitada”.

Por otro lado, “en cuanto a la enfermedad de Parkinson, ésta afecta a entre 20 y 30 mil pacientes, de los cuales el 20% tienen un predominio tremórico y muchos de ellos no responden bien al tratamiento médico, de manera que en torno a unos mil estarían invalidados por ese temblor que no se podría controlar médicamente”, indica el doctor, quien además señala que, en este caso, “las limitaciones de la cirugía funcional son aún más restrictivas y en la mayoría de estos pacientes no estaría indicado hacer estimulación cerebral profunda”.

La tecnología HIFU guiada por resonancia magnética permite monitorizar el proceso y ofrece mayor precisión y seguridad
La tecnología HIFU guiada por resonancia magnética permite monitorizar el proceso y ofrece mayor precisión y seguridad FOTO: ICS

Ante esta perspectiva, la estimaciones apuntan a que cerca de 8 mil pacientes se podrían beneficiar en Cataluña de la tecnología HIFU, de la que existe evidencia de su efectividad en el control de esta sintomatología y de su seguridad. “En el plazo de 12 meses hay una persistente mejora de la sintomatología con unos efectos secundarios que, si bien parece que al inicio del procedimiento pueden ser bastante frecuentes, prácticamente desaparecen a la semana del inicio del tratamiento. Tampoco se ha descrito ninguna complicación hemorrágica”, destaca Álvarez.

Además, tal y como indica el neurólogo, esta tecnología “no requiere una incisión quirúrgica; es muy precisa al estar guiada por resonancia; permite monitorizar en tiempo real los cambios de temperatura, algo muy importante ya que esta tecnología consiste en producir una ablación en el cerebro mediante el incremento de la temperatura hasta llegar a la coagulación de las proteínas y es muy importante determinar en todo momento la temperatura que se está alcanzando; también posibilita una monitorización clínica de los efectos beneficiosos y posibles efectos secundarios antes de hacer el tratamiento definitivo, y, por ultimo, los resultados son inmediatos

La aplicación de los ultasonidos es una técnica muy antigua, que se utilizar desde hace años, pero era necesaria una craneotomía muy amplia para que pudieran pasar los haces de ultrasonidos, sin embargo, ahora los avances técnicos han hecho posible llegar a aumentar la temperatura localmente con el cráneo íntegro gracias a esta tecnología, que permite emitir hasta 1024 haces de ultrasonidos concentrados en un punto focal, de entre 135 y 165 milímetros, que es donde se pretende hacer la lesión. Y todo ello se realiza con el cráneo íntegro, mediante un algoritmo matemático que permite corregir la dirección de los haces de ultrasonidos y las diferencias de fase que provoca el paso a través del hueso del enfermo para hacer que lleguen todos esos haces al punto correcto en la misma fase, y de esta manera se suman efectos para alcanzar la temperatura adecuada para provocar la lesión. Y la monitorización permite controlar la temperatura que se está consiguiendo con la aplicación de los haces, la precisión de los mismos y los beneficios o mejoras en la sintomatología que se van alcanzando en cada momento

La mejora de la sintomatología y la reducción del temblor es evidente tras la aplicación  del tratamiento
La mejora de la sintomatología y la reducción del temblor es evidente tras la aplicación del tratamiento FOTO: ICS

En definitiva, el nuevo equipamiento HIFU ofrece una alternativa a un grupo de enfermos que no tienen otra opción terapéutica y el Hospital Germans Trias i Pujol es el único centro publico de Cataluña y el tercero de España que dispone de esta tecnología, la cual, tal y como revela el conseller de Salud, Josep Mª Argimon, ha requerido de una inversión de 5 millones de euros. La previsión es la de atender a un centenar de pacientes durante este primer año, para duplicar esta cifra a partir del siguiente, aunque hay que tener en cuenta que existen otras posible aplicaciones de la tecnología más allá del ámbito de los pacientes de Parkinson o de temblor esencial, como podría ser en enfermedades psicológicas, oncológicas o enfermedades neurodegenerativas, sin embargo, en estos casos aún está en fase de investigación