Las seis mejores playas de Cataluña

Tanto Barcelona, Girona como Tarragona cuentan con representantes destacados

Ambiente en la playa de Calella de Palafrugell
Varias personas disfrutan del buen tiempo en la playa. FOTO: David Borrat EFE

Las playas son una de las estampas más reconocidas en toda España. Cada año millones de turistas, pandemia aparte, llegan a nuestro país en busca de los mejores enclaves para disfrutar del sol, la arena y el agua junto a las altas temperaturas que gran parte del territorio registran.

Así, España ha conseguido convertirse en todo un referente turístico alrededor del mundo gracias a sus múltiples encantos. Cataluña, por ejemplo, debido a su gran oferta en distintos ámbitos entre los que destacan las playas es una de las zonas más conocidas alrededor del mundo.

En gran parte gracias a la popularidad alcanzada por la celebración de los Juegos Olímpicos de 1992 la Ciudad Condal ha adquirido una fama sin igual en muchos lugares de Europa. Además, esto ha repercutido al mismo tiempo en otras zonas de Cataluña que han visto cómo los turistas que viajan a Barcelona también se desplazan para conocer otras partes del territorio catalán.

Gracias a ello, algunos lugares como Tarragona o Girona han contado con un mayor número de visitantes en las últimas décadas. Incluso, estas zonas han mejorado sus atractivos, pese a que ya contaban con muchos, para tener una oferta turística potente que atraiga a visitantes de todo el mundo.

En ese sentido y con un enclave inmejorable a orillas del Mediterráneo toda la costa catalana cuenta con playas formidables que hacen las delicias de los amantes del sol y la arena. Así, gracias al gran número de estos lugares que tiene Cataluña, la segunda comunidad con más playas de España, se ha convertido en uno de los mayores referentes nacionales.

Las seis mejores playas

Pero no todas las playas catalanas son iguales ni se encuentran en el mismo estado. Por ello, a continuación repasamos las seis mejores playas de Cataluña que, pese a ser conocidas en muchos casos, siguen contando con un nivel de calidad muy alto.

La primera playa de obligada visita es la de Castell, en Palamás (Girona). Uno de los pocos enclaves vírgenes todavía hoy en toda la Costa Brava resulta un lugar idílico de arena fina con un castillo del siglo I que preside el enclave en su parte superior.

Si abandonar la provincia también encontramos las calas del Cap de Creus. Las formaciones del norte de la zona cuentan con aguas cristalinas con algunas de las calas más bonitas de toda España entre las que destacan Culip o Culleró.

Desplazándonos al sur de Cataluña, en Tarragona, encontramos otra de las playas más bonitas de Cataluña. La Cala Fonda, pese a su difícil acceso y no contar con instalaciones, recuerda a la playa Walikiki de Hawai, lo que ha provocado que popularmente se la conozca también por este nombre.

En Tarragona también encontramos la playa de Creixell. Un largo arenal de arena fina y dorada se extiende por un gran terreno haciendo las delicias de aquellos que buscan un mar calmado junto a amplias zonas para descansar disfrutando del sol y el agua.

Volviendo a Girona, concretamente en Roses, encontramos la Cala Montjoi. Esta pequeña formación de arena oscura resulta uno de los mejores lugares para disfrutar de un pequeño y tranquilo enclave con una de las mejores puestas de sol de toda Cataluña.

Por último, cabe destacar que Barcelona también cuenta con un representante en esta lista. Las Casetes del Garraf, localidad muy cercana a la capital catalana, cuenta con una playa de unos 300 metros de arena fina y dorada que todavía hoy conserva barracas marineras de pescadores.