Calma tensa en el Consell, Oltra y Puig siguen sin hablar y solo se reúnen para el pleno

La vicepresidenta evita volver a cuestionar las medidas contra la pandemia, aunque siguen sin endurecerse, tal y como ella reclama

Oltra y el conseller, Vicent Soler, posaron tras el pleno del Consell escenificando una treguaJuan Carlos CárdenasEFE

Si hay algo que se le da especialmente bien a la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, es dar titulares. Lo hace cada viernes tras la reunión del pleno del Gobierno valenciano, a veces puede ser que hasta sin tener que pensarlo demasiado. Sin embargo este viernes, se ha cuidado mucho de no darlos con un propósito, tratar de rebajar la tensión generada desde hace ya más de diez días, cuando se dio cuenta de que al presupuesto de su Conselleria, la de Políticas Inclusivas, le «faltaban» 21 millones de euros. Después aumentó la tensión cuestionando las medidas que la Generalitat estaba tomando para frenar la pandemia por considerarlas insuficientes.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, no quiso entrar en esta polémica. Ni en público ni en privado y así sigue. Todavía no han hablado personalmente y solo se han visto lo estrictamente necesario, es decir, para la reunión del pleno del Consell.

Oltra admitió públicamente a principios de semana durante una entrevista en À Punt que no había hablado con el presidente. Hoy ha confirmado que la situación no ha cambiado, pero se cuidó mucho de hacer ninguna valoración al respecto. Es su manera, opinan diversas fuentes, de tratar de rebajar la tensión.

Tampoco dijo nada sobre las medidas que debería tomar su propio Gobierno para frenar la covid. «Opino lo mismo que la semana pasada».

Ni ha reclamado estar presente en la toma de estas decisiones, ni mayor cultura del diálogo. Ha medido sus palabras para no echar más leña al fuego, quizás esperando a que este cambio de actitud surta efecto y el presidente Puig, que afirma estar centrado en la gestión de la pandemia, encuentre un momento para reconducir esta situación porque la realidad es que, a día de hoy, Puig y Oltra se comunican a través de intermediarios.

La imputación de Trenzano

Oltra ha tenido que contestar ayer por la imputación del director general de Política Lingüística, Rubén Trenzano. Será el primer cargo del Botànic que se siente en el banquillo acusado por un supuesto delito de falsedad documental, en el que pudo haber incurrido al informar por escrito al PP sobre las ayudas concedidas a Francis Puig, hermano de Puig. Oltra ha asegurado que no se han cometido irregularidades, defendiendo la honorabilidad de Trenzano, pero también la del presidente Puig y su familia.