Estas son las cinco playas más tranquilas de la Costa Blanca

Con la llegada del buen tiempo, es momento de pensar en planes relajantes que ayuden a desconectar

Playa Esperrello, Villajoyosa (Alicante)
Playa Esperrello, Villajoyosa (Alicante) FOTO: La Razón La Razón

Con la llegada del buen tiempo, merece la pena acercarse a algún rincón de los 11 kilómetros de espléndido litoral con que cuenta Villajoyosa, en la provincia de Alicante. Cuatro de sus espléndidas playas: la del Paradís, la del Bol Nou, la del Montíboli y la de la Caleta, suelen lograr cada año la bandera azul por la calidad de sus aguas.

Sobresalen también los litorales del Xarco, con la torre-vigía del Racó del Conill. O la playa del Torres. No hay rincón bañado por agua en La Vila que se escape de la maravilla. Algunas son playas bastante concurridas. Otras no tanto. Si el viajero anda buscando relax y descanso, tiene la opción de escoger alguna de las cinco playas menos visitadas de la Costa Blanca.

Racó del Conill y Bol Nou

Buena parte de las calas y rincones alejados de las masificaciones de bañistas se concentran en Villajoyosa, precisamente. Racó del Conill es nudista, y está aislada del casco urbano. Dispone de excelentes fondos para practicar el buceo. Por otro lado, donde termina la playa del Paraíso comienza Bol Nou. Con piedras en la orilla, se encuentra cerrada por un acantilado y es de reducidas dimensiones.

Aún hay más en La Vila donde poder alejarse del mundanal ruido y darse un chapuzón con la tranquilidad como fiel y aliada compañera. Pero no son las únicas playas y calas menos visitadas de la provincia. Otros puntos de la Costa Blanca también presumen de contar en su costa con lugares de baño donde el viajero puede ir a disfrutar de la vida contemplativa.

Como Altea, con la Cala del Soio, de roca; la Coveta Fumá, de aguas transparentes en El Campello; Los Tiestos, en Benitaxell, de escarpadas paredes; o la Cala del Metge, en l’Albir (L’Alfàs del Pi).