La Missa d’Infants se celebrará con invitación previa y perímetro de seguridad

Solo unas 800 personas verán el acto y no se podrá acceder a las calles adyacentes a la plaza de la Mare de Déu

Ayuntamiento de València critica a la Basílica por mostrar la Virgen y generar un "punto de concentración" de personas
La Basílica muestra la Virgen de los Desamparados AVAN

El Ayuntamiento de Valencia y el Arzobispado han alcanzado un acuerdo para celebrar, el próximo domingo, la tradicional Misa d’Infants, un acto al que solo podrán acceder unas 800 personas con invitación previa, y para el que se establecerá un perímetro de seguridad alejado de la plaza de la Virgen para evitar aglomeraciones.

El concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Aarón Cano, ha mantenido esta mañana una reunión con el vicerrector de la Basílica de la Virgen, Álvaro Almenar, y con representantes de la Policía Local y Policía Nacional para acordar todas las medidas de seguridad de la Misa de Infants.

Esta celebración se convertirá en “el primer gran evento” desde el inicio de la pandemia, según ha destacado el concejal en un comunicado del Ayuntamiento.

Así, el tradicional perímetro del acto se distanciará este año de la plaza de la Virgen para evitar aglomeraciones y se desplegará una importante presencia policial durante todo el fin de semana que contará con un Puesto de Mando Avanzado en la plaza del Arzobispado.

La responsabilidad de la ciudadanía también será fundamental, y tanto desde la Concejalía de Protección Ciudadana como desde el Arzobispado se ha insistido en la importancia de no asistir a la Misa d’Infants si no se dispone de acreditación.

“Se trata del primer gran evento en un año y tenemos que demostrarnos que somos capaces de realizarlo con éxito para recuperar un poco la normalidad que necesitamos”, ha señalado Cano sobre un acto que antes de la pandemia convocaba a 20.000 personas y este año sólo podrá seguirse con la citada invitación o por medios de comunicación.

Fuentes del Arzobispado han pedido, en un comunicado, a todos los fieles que unan “la devoción con la responsabilidad y la prudencia”, y que no acudan el domingo a la plaza ni a las calles adyacentes sin acreditación, pues a la misa, que se celebrará a las 8.00 horas, “no se podrá asistir sin acreditación”.

Asimismo, han señalado que después de la misa “no habrá más misas en la Basílica” por cuestiones de seguridad, y en consecuercia el templo permanecerá cerrado al público.

La Catedral también permanecerá cerrada hasta las 11 horas (más o menos) y a las 12 horas será la misa pontifical con estricto control de aforo al 50 %.

El domingo por la tarde, la imagen de la Virgen saldrá en su “Mare-Móvil” sin ningún aviso de su recorrido ni horario, tal y como lo está haciendo en estos días por los pueblos cercanos a Valencia.

Desde el Arzobispado han indicado también que el viernes 7 de mayo a las 17.00 horas se celebrarán las Vísperas de la Virgen en la basílica, con un aforo restringido al 50 por ciento, y el sábado a las 20 horas será la Salve Solemnísima, con acceso restringido.