Catalá pide al Ayuntamiento que pague los daños de los botellones

“No tiene sentido que la Generalitat ponga restricciones al ocio nocturno y no tengan un plan anti botellón”

El concejal Santiago Ballester ha visitado esta mañana los chiringuitos y restaurantes de  la Malvarrosa dañados por actos vandálicos durante los botellones del fin de semana.
El concejal Santiago Ballester ha visitado esta mañana los chiringuitos y restaurantes de la Malvarrosa dañados por actos vandálicos durante los botellones del fin de semana.La RazónPP

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha exigido hoy a la Generalitat, la Delegación de Gobierno y el Ayuntamiento de Valencia un cambio de estrategia para frenar el botellón y el vandalismo en la ciudad.

“Es evidente que el primer fin de semana sin toque de queda ha demostrado la falta de planificación, previsión y de un plan serio para atajar el botellón”, ha señalado Catalá que ha recordado que “aquí debe implicarse a fondo la Policía Local, la Autonómica y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

Es evidente que se deben reforzar la presencia policial en los puntos conflictos y más de cara a San Juan porque ni los vecinos ni los hosteleros o los empresarios de los chiringuitos de la Malvarrosa deben pagar la falta de presencia policial”, ha incidido.

Por eso, ha pedido que al gobierno de Ribó que ayude a sufragar los desperfectos ocasionados no sólo en los chiringuitos sino también en fincas que han sido dañadas por quema de contenedores como en la calle Jorge Juan, por poner un ejemplo.

El concejal popular Santiago Ballester ha visitado esta mañana la zona y los comercios de hostelería de la Malvarrosa que sufrió el vandalismo durante el botellón celebrado de madrugada en la playa y ha constatado la necesidad de ayudas para reparar los desperfectos y más vigilancia en la zona durante los fines de semana.

Por este motivo, Catalá ha remarcado que “no tiene sentido que la Generalitat ponga restricciones al ocio nocturno y no tengan un plan específico para impedir que centenares de persones hagan botellón”

Desde el Grupo Municipal Popular se recuerda que el Ayuntamiento de Valencia lleva tres años sin ordenanza de civismo, ni plan contra el botellón y llevan ya gastado 90.000€ en un cátedra que nadie conoce sus resultados.