El Gobierno valenciano alerta de la llegada inminente de una nueva ola epidémica

El informe presentado ante el TSJCV advierte de que la evolución muestra un incremento del riesgo de transmisión

Varias personas pasean por el centro de la ciudad cuando la Comunitat Valenciana ha experimentado en noviembre un repunte de los contagios de coronavirus
Varias personas pasean por el centro de la ciudad cuando la Comunitat Valenciana ha experimentado en noviembre un repunte de los contagios de coronavirus FOTO: Ana Escobar EFE

“La curva epidémica señala una tendencia ascendente con un crecimiento sostenido y generalizado que está indicando, con toda probabilidad, que nos encontramos en el inicio de una nueva onda epidémica”. Así reza el informe epidemiológico redactado por los técnicos de la Conselleria de Sanidad y presentado ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para solicitar la autorización del pasaporte covid, que fue aprobada este semana.

El informe apunta varios datos preocupantes que llevan a pensar que la región se encuentra en el inicio de una nueva ola. Por una parte, la incidencia acumulada (IA) a fecha 22 de noviembre asciende a 133,15 por 100.000 habitantes y a 7 días a 74,82 por 100.000 habitantes (en la actualidad es más elevada, del 247) frente a 42,89 y 18,11 el 4 de octubre.

Además, la evolución del número reproductivo básico instantáneo se encuentra por encima de 1 lo que significa que la epidemia no está controlada. A fecha 22 de noviembre, el valor es de 1,36, mientras que en el anterior informe era de 0,87. El porcentaje global de positividad de las pruebas diagnósticas de infección aguda también aumenta, situándose en 8,36 % frente a 3,04 % del informe anterior.

Otro síntoma de que la situación está empeorando, es que “la proporción de los casos confirmados entre los casos con sintomatología leve que acuden a Atención Primaria se sitúa en torno al 30 %, mientras que el 4 de octubre se encontraba en 10 %”.

El informe señala que todos los indicadores de nivel de transmisión han empeorado y no se observa ningún indicio de mejora; todo lo contrario, sugieren que el nivel de circulación del SARS-CoV-2 va a seguir aumentado o lo que es lo mismo, van a seguir aumentando el número de casos.

La evaluación de riesgo asigna para el nivel de transmisión, riesgo medio o alerta 2, mientras que a nivel hospitalario se mantiene el nivel de riesgo bajo debido a la efectividad de la vacunación. “Dado que la implementación de medidas no farmacológicas está relacionada con el desbordamiento del sistema sanitario, especialmente de los servicios hospitalarios, en estos momentos estos indicadores deben tener más peso que el riesgo de transmisión, por ello, asignamos a la Comunitat un nivel de riesgo bajo o alerta 1».

Con la actual situación, y en un contexto con más del 90 por ciento de la población vacunada, la Conselleria argumenta que es “conveniente adoptar la medida consistente en exigir la exhibición de la documentación conocida como el «pasaporte Covid», para el acceso a determinados establecimientos, locales y eventos, tal como se señala en el informe de salud pública citado, que indica: «En este contexto, una de las medidas a valorar para minimizar el riesgo de transmisión en los establecimientos de mayor riesgo de contagio es que el acceso a los mismos requiera la presentación de una certificación que acredite que la persona cuente con la pauta completa de vacunación, que la persona disponga de una prueba diagnóstica de infección activa negativa, bien RT-PCR en las últimas 72 horas o prueba rápida de antígenos en las últimas 48 horas, o que la persona se haya recuperado de una infección diagnosticada en los últimos 180 días».

“Esta medida supone la afectación a determinados derechos fundamentales, como el derecho a la igualdad (art. 14 CE), el derecho a la intimidad (art. 18.1 CE) y el derecho a la protección de datos de la persona (art. 18.4 CE), que deben confrontarse a otros derechos fundamentales, como el derecho a la vida y la integridad física (art. 15 CE) y con la protección de la salud (art. 43 CE), que defiende el interés general de todos en sobrevivir a la Covid-19, que son ahora prevalentes”.