Valencia elige la fiesta de Sant Antoni frente a las Magas republicanas

El alcalde Joan Ribó envía un video para felicitar la “hermandad de los antonianos” y recibe a las magas en el balcón del Ayuntamiento

Bendición de animales por la festividad de San Antonio Abad en la calle Sagunt de València
Bendición de animales por la festividad de San Antonio Abad en la calle Sagunt de València FOTO: ARMANDO ROMERO (JUNTA CENTRAL FALLERA) ARMANDO ROMERO (JUNTA CENTRAL FA

Bajo el lema “Som diversitat” y a ritmo de batucada y “tabalet i dolçaina” han hecho su entrada las Magas de enero en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. En el plano corto, la Fiesta de la Infancia, ha estado llena de color, música y proclamas a favor de la igualdad. En el largo, un aforo restringido que se ha quedado medio vacío. Las 650 sillas previstas han sido demasiadas. Ni siquiera la mitad estaban llenas cuando daba comienzo el espectáculo.

Mientras, a menos de media hora de paseo, las calles del barrio de Sagunt, se llenaban de valencianos para asistir a la bendiciones de los animales con motivo de la festividad de San Antonio Abad, patrón de los ganaderos y protector de los animales. La fiesta volvía dos años después tras el parón impuesto por la pandemia.

Previamente, se ha celebrado la misa en la parroquia San Antonio Abad, presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares. Al término de la celebración han sido bendecidos los panes que se han repartido posteriormente.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, optó por recibir a las Magas en el balcón del Consistorio y enviar un vídeo para felicitar a la hermandad de los antonianos una fiesta que “celebrar el compromiso que la ciudad tiene con el bienestar animal”.

En la procesión han participado numerosas personas con sus mascotas, la Policía Local montada y unidades de caballería y caninas de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias, así como un grupo de “tabal y dolçaina”, carros de tiro de cultivo, enganches de lujo y carruajes, hípicas y picadores y amazonas y jinetes.

La procesión y la bendición de animales ha servido de “colofón festivo” de las actividades celebradas durante esta semana, como la segunda edición del “Mercat solidari d’Hivern de Sant Antoni” y también la “cremà” de la hoguera con un castillo de fuegos artificiales a cargo de la pirotecnia Ricardo Caballer que se celebró el pasado sábado.

Se trata de la primera vez que ambas fiestas coinciden. Las Magas se celebran desde hace siete años, y la de Sant Antoni se hace el día de la festividad litúrgica, que es el 17 de enero, pero de manera excepcional se ha trasladado a este domingo porque el año pasado, que sí coincidía con el día festivo, se canceló.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, que ha estado presente en la bendición, ha criticado que el alcalde Ribó, “respalde la cabalgata de las Magas republicanas y se ausente en la bendición de animales de Sant Antoni, es un insulto a las tradiciones valencianas”.

La que sí ha asistido ha sido la vicealcaldesa de Valencia, la socialista Sandra Gómez, junto a su perro. “Como gran amante de los animales no podíamos faltar”.

25.000 euros para las Magas

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, ha asegurado que el alcalde “ha convertido la cabalgata republicana en fiesta tradicional por decreto, volcándose en ella el Gobierno municipal aportando 25.000 euros a sus organizadores, apoyo logístico y abriendo las puertas del Ayuntamiento”.

“Hoy Ribó recibe a las Reinas Magas con todo el boato en el Ayuntamiento, abriendo el balcón y dándoles un privilegio que vetó a los Reyes Magos, mientras que sólo envía un video a Sant Antoni”.

Catalá ha recordado que la fiesta de las Magas con cabalgatas como la de hoy de las Reinas Magas que sólo se celebro una vez en 1937 para enaltecer a Stalin. “Afortunadamente los valencianos sabemos cuales son nuestras raíces y tradiciones, cosa que nuestro alcalde no conoce y en la mayoría de las ocasiones ni participa”.

En este sentido, se ha comprometido a incrementar el apoyo a todas aquellas fiestas tradicionales de la ciudad. Por el contrario, “no recibirán ningún apoyo aquellas imposiciones del Gobierno de Ribó como es el caso de la cabalgata de la Reinas Magas ni tampoco a ninguna entidad catalanista como si está regando con ayudas el actual gobierno de la ciudad”.

La portavoz también ha denunciado las “facilidades” que el Gobierno de Compromís y PSPV dan a esta celebración republicana: “No sólo se dan 25.000 euros a los organizadores, sino que también se les facilita las sillas que necesitan. Yo destinaría estos 25.000 euros al Tribunal de las Aguas, una institución valenciana Patrimonio de la Humanidad”.

Dónde se celebra Sant Antoni

Entre las numerosas localidades valencianas que celebran también a Sant Antoni hay algunas que tienen parroquias dedicadas a él como Alcublas, Alginet, Canals, Casas de Moya, Casas de Pradas, Cerdá, Cullera, Gilet, Los Isidros, Quesa, Rafelbunyol, San Antonio de Benagéber y Sumacàrcer. La fiesta ha estado precedida por el encendido en numerosas localidades de las tradicionales “fogueres de Sant Antoni”.

La localidad de Canals también celebra las fiestas en honor de su patrón, san Antonio Abad. Este domingo, la parroquia acoge las vísperas solemnes con el encendido de un cirio, en representación de la “cremà de la foguera”, considerada “la más grande del mundo en honor a este santo según el libro de los récords”. El lunes, la parroquia celebrará la misa solemne por la mañana, y por la tarde, a las 20.00 horas, será la procesión. Igualmente, el martes se celebrará la bendición de animales. La hoguera, no obstante, se ha suspendido por la pandemia.

La hoguera de Canals se ha vuelto a suspender por la pandemia
La hoguera de Canals se ha vuelto a suspender por la pandemia

San Antonio Abad nació en el seno de una acomodada familia de Egipto en el año 250 y optó por el consejo evangélico del desprendimiento y entrega de todos los bienes a los pobres, retirándose al desierto. A pesar de ello, muchos intentaron seguirlo, por lo que introdujo una nueva etapa en la vida religiosa organizada de forma comunitaria, en lugar del aislamiento individual.

El pequeño cerdo que tradicionalmente la iconografía sitúa junto a San Antonio no representaba inicialmente al patronazgo del santo sobre los animales, en contra de la creencia popular, sino que “simboliza la tentación de que fue objeto por el demonio cuando permaneció en el desierto, absteniéndose de comer carne”.