Soler admite que el presupuesto del Consell será modificado por la inflación

El conseller afirma que el 74 por ciento de la deuda valenciana es consecuencia de la infrafinanciación

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante el pleno de Les Cort
El conseller de Hacienda, Vicent Soler, durante el pleno de Les Cort FOTO: Biel Aliño EFE

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha asegurado este jueves que el presupuesto autonómico será modificado para corregir el coste de numerosos servicios e incorporar el incremento de los precios y también las posibles aportaciones por parte del Estado o la Unión Europea, aunque admite que por el momento es imposible cuantificar esa modificación.

Todavía no tenemos esa visión de conjunto, pero haremos una reestructuración presupuestaria si es necesario, como se hace todos los años, incluso en los de absoluta normalidad”, ha apuntado Soler en los pasillos de Les Corts.

Preguntado por la reforma del modelo de financiación, el conseller asegura que “estamos en un momento interesante, tras las alegaciones formuladas por las autonomías” y cree que la propuesta valenciana “puede tener buena acogida” porque “no está vinculada a un hecho propio, sino que está pensada para el conjunto de comunidades”.

Soler se ha referido a un reciente informe del IVIE que señala que el 74 por ciento de la deuda valenciana, al menos 38.000 millones desde 2001, es consecuencia de la infrafinanciación.

Por ello, ha insistido en la urgencia de aprobar un nuevo modelo de financiación autonómico “que acabe con la infrafinanciación crónica de la Comunitat Valenciana” y ha incidido en que “hasta entonces el Consell estará legitimado para invertir los recursos que sean necesarios en garantizar unos servicios básicos de calidad, un estado del bienestar sólido y un gasto social por habitante similar al de la media española, con el consiguiente incremento de deuda que ello acarrea”.

El titular de Hacienda se ha pronunciado en estos términos tras conocerse los datos de endeudamiento de las comunidades autónomas hechos públicos este jueves por el Banco de España y que elevan la deuda de la Comunitat Valenciana hasta los 53.820 millones de euros (47,8 por ciento del PIB), 53.170 millones (47,2 por ciento del PIB) si se descuenta el “efecto temporal del FLA React”.

Soler ha reiterado que “un incremento permanente de la deuda no es deseable” aunque ha asegurado que “si hay una obsesión que marque la actuación de este Gobierno es la de no discriminar a los cinco millones de valencianos, por lo que hasta que haya un nuevo modelo de financiación no podremos más que recurrir a la deuda legítima para mantener un nivel de gasto en servicios fundamentales similares a los de la media española y cumplir con las obligaciones que emanan de la Constitución”.

“No tenemos un problema de gastos superfluos, tenemos una falta clara de ingresos para hacer frente al mandato básico que la Carta Magna nos otorga en igualdad de condiciones a todas las autonomías”, ha apuntado Soler.

“Es evidente que este Gobierno no quiere ni desea que la deuda se incremente, ni que año tras año nuestro resultado presupuestario sea negativo, pero lo será mientras no contemos con unos ingresos suficientes para costear un estado del bienestar que, por otra parte, es cada vez más costoso para el conjunto de las autonomías”, ha señadado el titular de Hacienda.

De hecho, tal y como ha reconocido el responsable de Hacienda, “si la Comunitat Valenciana no hubiera estado infrafinanciada, la deuda se situaría en el 12 por ciento de nuestro PIB en lugar de en el 47 por ciento. Por eso cuando la sociedad valenciana reclama de forma unánime un nuevo modelo estamos legitimados por la fuerza que ofrecen datos, que son irrefutables”, ha indicado Soler.

Igualmente, el conseller de Hacienda también ha puesto en valor el esfuerzo del Consell “por reducir cada vez más el coste de la deuda de la Comunitat Valenciana, que ya es una de las más baratas gracias a los esfuerzos por refinanciar las operaciones con entidades privadas, a tipos de interés inferiores a los del Estado a través del FLA”.

De hecho, en los últimos cinco años, el Consell ya ha ahorrado más de 120.5 millones de euros en intereses de la deuda “lo que ha permitido reducir los costes de unos recursos que deberían llegarnos por vía del sistema de financiación, sin coste alguno, para atender el pago de nuestros servicios públicos fundamentales”.