Valencia

Un desalojo de película en el centro de Valencia se salda con siete detenidos

El edificio se encontraba conectado ilegalmente a la red eléctrica

Imagen de la operación llevada a cabo por la Policía Nacional
Imagen de la operación llevada a cabo por la Policía Nacional FOTO: La Razón Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a siete personas durante el desalojo de un edificio del distrito Centro de la capital que se encontraban conectados ilegalmente a la red eléctrica, tenían varias bicicletas que podían haber sido sustraídas y, uno de ellos, haber intentado clavar un cuchillo a uno de los agentes.

Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron el pasado lunes, sobre las 11.00 horas en el distrito valenciano de Centro, cuando los policías acudieron a un edificio de la zona para ejecutar una orden judicial de desalojo.

Tras avisar en reiteradas ocasiones a los moradores, finalmente consiguieron acceder, comprobando que las personas que lo ocupaban tenían un enganche ilegal a la red eléctrica.

Durante el desalojo del edificio, los policías observaron amontonadas siete bicicletas de considerable valor económico, de las que las personas ofrecieron versiones contradictoras sobre su origen. Asimismo, los agentes tenían conocimiento que les constaban antecedentes policiales por delitos de receptación, por lo que las intervinieron para averiguar la titularidad de sus legítimos propietarios.

Además, en un momento dado uno de los agentes escuchó un fuerte ruido detrás de la puerta de entrada y se percató de que existía un pequeño trastero.

De su interior apareció de forma sorpresiva un varón que se abalanzó sobre el policía con un cuchillo de grandes dimensiones en la mano, que intentó clavarle en el abdomen. Gracias a la rápida actuación policial el hombre pudo ser reducido, aunque le realizó un corte en el chaleco antibalas.

Aparte de las bicicletas, los agentes intervinieron el cuchillo de 37 centímetros de hoja, un patinete eléctrico, tres teléfonos móviles, un reloj, una cámara de fotos, auriculares y documentación.

Finalmente los policías han detenido a los moradores, seis hombres y una mujer, como presuntos autores de los delitos de defraudación de fluido eléctrico y receptación, imputándole también a uno de ellos un delito de atentado a agente de la autoridad.

Los arrestados, seis con antecedentes policiales por hechos similares, y en situación irregular en España, han pasado a disposición judicial.