Valencia

Carmen, la abuela valenciana que pelea por la custodia de sus tres nietas

Las niñas llevan casi dos años en proceso de guarda con fines de adopción, y la mujer pretende recurrir la primera sentencia, que ha fallado en su contra

En la imagen, Carmen con una de las pequeñas
En la imagen, Carmen con una de las pequeñas FOTO: La Razón La Razón

Carmen vio a su nieta pequeña en el hospital apenas unas horas antes de que la Dirección Territorial de Bienestar Social dictase que tanto ella como sus dos hermanas mayores se encontraban en situación de desamparo y, en consecuencia, pasaban a régimen de acogimiento familiar. Era agosto de 2020 y, a día de hoy, Carmen continúa intentando conseguir la custodia de sus tres nietas -de dos, tres y cuatro años de edad- a pesar de que la justicia provincial ya se lo ha denegado en primera instancia. Los dos informes psicológicos presentados en el juicio la declaran “no apta” para asumir la crianza de las niñas.

“Si dejo de luchar es porque ya no existo”, dice Carmen, una mujer de 48 años de Valencia que lleva dos luchando por poder criar a sus nietas. “Me han dicho que hay una oportunidad entre un millón, y yo voy a por esa”.

La madre de las niñas -y nuera de Carmen- “ha rehecho su vida con otra persona”, según cuenta la abuela. Cuando los servicios sociales asumen la tutela de un menor por situación de desamparo, se retira la patria potestad o tutela ordinaria a los padres.

“La niña se la han quedado”

Así fue como Carmen se enteró de que la pequeña había sido recogida del hospital por agentes de la Policía Nacional y una trabajadora de la Dirección Territorial, adonde se la llevaron. Al día siguiente se exigió la entrega de sus hermanas, que hasta ese momento se encontraban con la familia. “Las entregué yo misma”, recuerda Carmen entre lágrimas, que explica que le dijeron que era una medida temporal y que se las devolverían al cabo de dos o tres semanas.

Las niñas se encuentran ahora con sus respectivas familias de acogida, pero el proceso de guarda con fines de adopción culminará en agosto de este mismo año, cuando se cumplen dos desde su comienzo. A partir de ese momento, las niñas serán dadas en adopción.

Antecedentes penales y maltrato

Hay dos motivos principales por los que Carmen no ha conseguido la custodia de sus nietas: los antecedentes penales de su exmarido por tráfico de drogas y la denuncia por maltrato que la madre de las tres niñas interpuso contra su expareja, padre de las menores e hijo de Carmen.

Hace casi dos años Carmen se separó de su marido, porque sus antecedentes eran un impedimento para que le concedieran la custodia. A día de hoy, convive con su hija de trece años. En el juicio, uno de los motivos para negarle la custodia fue entender que el peso de la crianza de las niñas recaería sobre la menor de trece años. Carmen disiente: “Mi hija me ayudaría, porque yo trabajo, pero el negocio es mío y podría perfectamente llevar a las niñas al colegio antes de entrar y recogerlas al salir, hacerles la cena y en general todos los cuidados que necesitaran”.

Por otro lado está la denuncia de maltrato. La madre de las menores denunció a su expareja por maltrato y una jueza interpuso una orden de alejamiento contra él. Después, en el juicio, ella no se presentó a declarar y él salió absuelto. En el primero de los dos informes psicológicos del juicio por la custodia, la psicóloga del juzgado argumentaba que Carmen defendía a su hijo y “veía con buenos ojos el maltrato”.

“Jamás apoyaré a mi hijo ni a nadie por un maltrato”, dice Carmen. “Ante todo, soy mujer”. También se alegó, en otro informe redactado por los servicios sociales, que la abuela no podía hacerse cargo de las niñas porque “cargaría ella sola con toda la carga familiar”. Carmen, que ha criado a cuatro hijos y a otros diez nietos, no entiende este argumento.

Las visitas

Carmen ha criado a la mayor de las tres niñas, que según cuenta pasaba más tiempo en su casa que en la de los padres. “Me llamaba mamá”, dice. Por eso, cuando catorce meses después de separarlas, Carmen pudo acceder a un régimen de visitas con sus nietas en un punto de encuentro acordado por la Dirección Territorial, la mayor la reconoció.

“La primera visita fue fría- cuenta- pero en el resto las niñas ya estaban más cómodas, me veían llegar y corrían a abrazarme, se reían...” Una vez al mes, desde octubre de 2021 hasta enero de 2022, Carmen pudo ver a sus nietas y hablar con ellas.

A pesar de que tenía todo el año de visitas programado con la psicóloga que la acompañaba al punto de encuentro para supervisar la reunión, Carmen recibió una carta en enero en la que le notificaban que las visitas habían finalizado. “Me dijeron que las niñas se estaban encariñando conmigo, y que para no hacerles daño era mejor que terminasen”, cuenta.

Durante esos encuentros, que sólo se dieron cuatro veces, Carmen tenía prohibido hablar a las niñas de su familia. Sólo la dejaban contestar si ellas les preguntaban expresamente por sus padres, sus abuelos o cualquier miembro de la familia.

Cómo se declara el desamparo

La Conselleria d’Igualtat i Polítiques Inclusives ha explicado a este medio el proceso necesario para declarar a un menor en situación de desamparo, como pasó en el caso de las tres nietas de Carmen.

Hasta llegar a la comisión que lo decreta, cualquier familia pasa por diversas situaciones de vulnerabilidad o de riesgo, que son advertidas y monitorizadas por los servicios sociales municipales. Cuando ya han fallado los planes de intervención propuestos por los servicios sociales es cuando se llega a una propuesta de desamparo, que también realizan los mismos servicios sociales.

Dicha propuesta llega a una comisión de protección, que se encarga de evaluarla. A partir de aquí, si la comisión lo habilita, es cuando se declara el desamparo. A través de un proceso en el que también se da voz a la familia de los menores, se tutela y se decide la forma de guarda (acogimiento familiar o residencial, etc.) y, en último estadio, la adopción.

“El interés del niño es superior a todo lo demás y es lo que prevalece”, han declarado fuentes de la Conselleria. Según recuerdan, tanto sobre Carmen como sobre su exmarido pesa una detención por tráfico de drogas.