Se busca auxiliar de inglés para la escuela pública, cobrará... algún día

Un total de 1.400 profesores de la Comunitat Valenciana llevan todo el curso sin recibir su nómina

Los auxiliares de inglés tienen como objetivo reforzar la conversación
Los auxiliares de inglés tienen como objetivo reforzar la conversación

La figura del auxiliar de inglés fue una de las grandes apuestas del ex conseller de Educación, Vicent Marzà. Su misión es favorecer el uso de las lenguas extranjeras, especialmente el inglés. Pese a las protestas de la concertada, solo los centros públicos tienen asignada esta figura. Este “cuerpo especial” está conformada por 1.400 personas que a, día de hoy, aún no han cobrado los 1.000 euros que tienen asignados.

El sector de la Enseñanza de la Federación de Servicios Públicos de UGT-PV ha denunciado esta situación. Se incorporaron el pasado mes de octubre y aún no han cobrado. Estos colaboradores no tienen una relación ni laboral ni funcionarial con la Generalitat Valenciana, por ello se hace más apremiante y necesaria la ayuda directa que reciben de la misma, en compensación por sus servicios, que se iniciaron el 1 de octubre y que finalizarán el 31 de mayo, remarcan desde el sindicato.

Para reclamar sus derechos y denunciar esta situación de irregularidad, las personas afectadas han presentado un escrito de protesta a las autoridades de la Conselleria de Educación, dirigido a la consellera Raquel Tamarit Iranzo, al secretario autonómico de Educación y FP, Miguel Soler Gracia, a la subsecretaria Eva Coscolla, y los directores generales responsables de Politica Lingüística y Gestión del Multilinguismo, de Innovación Educativa y Ordenación, y de Centros Docente, respectivamente, Ruben Trenzano, Reis Gallego y José Joaquin Carrión.

El sindicato UGT apoya estas reivindicaciones y advierte de la convocatoria de movilizaciones “si fuere necesario” e invitando al conjunto del profesorado a sumarse a las mismas.

Impagos en la concertada

La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) ha advertido de que “si no se solucionan los impagos y los retrasos en las nóminas, más de 300 familias de docentes de la concertada se enfrentarán a problemas económicos graves”.

La situación, señala FSIE en un comunicado, es “dramática” y se alimenta de los impagos del Plan de Atención a la Mejora (PAM), las nuevas contrataciones y variaciones de nómina que “deben ser solucionados en diciembre”, reclama.

El sindicato mayoritario en la enseñanza concertada recuerda además que alertaron de esta situación al director general de Centros docentes y le propusieron una agilización de los procesos y evitar atrasos en los pagos de nóminas. “Pero de nuevo terminamos el año con estrés salarial”, lamenta, una situación que “se ha cronificado causando un grave perjuicio a los profesionales”.

Por otro lado, ha recordado que Conselleria anunció un incremento salarial del 1,5 % para 2022 que se abonará en la nómina de diciembre para los docentes de la enseñanza concertada, con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2022, gracias al acuerdo de homologación salarial existente en la Comunitat Valenciana.

“Esperamos que se haga efectivo y no arrastremos más deudas, impagos y retrasos”, advierte. El sindicato informa por último de que, en solo dos años, los profesores de la concertada han perdido un 9 % de poder adquisitivo mientras que países como Alemania han aumentado los sueldos de los docentes un 5,5 % y en Portugal un 5,6 % en 2022.

Una situación, recuerda, que ha provocado manifestaciones encabezadas por FSIE y otros ocho sindicatos independientes en València y en Madrid en los últimos meses.