Cannes: el jabalí de la Croisette se llevó la palma

A pesar de su cancelación, la dirección presentará en junio una selección de los filmes que deberían haber participado

Hoy debía haber sido el día para extender la alfombra roja en Cannes. El pistoletazo de partida para dos semanas de cine en la costa Azul. Pero el nuevo mundo de crisis sanitaria no solamente ha cancelado esta edición de 2020 sino que ha dejado una paradójica imagen para la posterioridad en las horas previas a su fallida apertura: un jabalí de unos 50 kilos paseándose por la Croisette que fue observado por una patrulla que tuvo que escoltar al animal, cual estrella de Hollywood aterrizada en la Riviera francesa, hasta que lo pudieron sacar de la zona.

La anécdota del jabalí ha hecho las delicias de la prensa francesa a falta de poder contar, como cada año, el cartel de estrellas programado o la polémica de turno que envuelve cada edición del Festival. El coronavirus también ha arrasado con Cannes, pero el Festival se resigna, como en otros casos, a remitir a su convocatoria de 2021 y sus responsables prometen una especie de edición adaptada a nuestro mundo actual. No habrá tradición, pero Cannes cuenta con la fuerza de su etiqueta para reinventarse y adaptarse a las circunstancias. Thierry Frémaux, delegado general del Festival, ha explicado a la publicación británica «Screendaily» que a principios de junio se presentará una selección de películas que deberían haber formado parte de la esencia de esta 73ª edición. No se tratará de reproducir las diferentes secciones del Festival y hacer otro Cannes. «Sería ridículo intentar comportarse como si nada estuviese ocurriendo», señala Frémaux, explicando que no habrá premio final por la imposibilidad de reunir al jurado. Se trata más bien de promocionar con el sello Cannes a las cintas que los organizadores estimen y que por las circunstancias se vean perjudicadas.

Ver la luz

Los responsables de Cannes señalan que han recibido trabajos de gran calidad de varios rincones del mundo que deberían haber visto la luz entre mayo y la primavera de 2021 y que ahora, entienden que les corresponde intentar que esas cintas encuentren sus públicos. «Los profesionales con los que estamos en contacto nos han dicho que sería una buena oportunidad para sus proyectos», dicen desde Cannes. Sin embargo, en esa selección, no estarán todas las que debieran haber configurado el plantel de esta edición ya que algunos distribuidores han preferido jugar con los tiempos y reservar sus cartas para la edición de 2021.

También el propio Festival quiere reservarse una carta maestra, la del presidente del jurado, el director americano Spike Lee, a quien ya le ha ofrecido formalmente guardar la silla para el año que viene. «Spike Lee nos ha dicho que será fiel al Festival pase lo que pase», dice el delegado general de Cannes. Precisamente Spike Lee debía haber presentado en esta edición, fuera de competición, «Da 5 Bloods», su cinta en colaboración con Netflix que saldrá el próximo 12 de junio en la plataforma con la que Cannes ha tenido varios encontronazos en los últimos años.

En cuanto al coste que pueda generar la anulación del Festival, su director, Pierre Lescure, lo ha cifrado «entre cinco y diez millones de euros» y ha explicado que se trata de algo limitado gracias a que el festival está estructurado con un fondo de dotación de unos 20 millones de euros y que nunca, en cualquier caso, tendrá como fin último convertirse en una «máquina comercial». Pero Cannes sigue explorando nuevas vías para lo que queda de año. Ya el mes pasado una veintena de festivales de renombre, entre los que figura Cannes junto a Venecia, Berlín o Toronto, anunciaron la creación de un evento gratuito conjunto para proyectar una selección de cintas en YouTube.