Las cicatrices del esclavo Peter que se hicieron virales en 1863

El filme estará dirigido por Antoine Fuqua y contará su huida para escapar de la plantación en la que trabajaba para escapar de los latigazos del terrateniente

Aseguraba Walter Benjamin que el nacimiento de la fotografía llevaba de manera implícita el surgimiento del cine y la imagen de este esclavo con la piel cruzada de cicatrices arrastraba consigo una historia que el séptimo arte no podía eludir durante mucho más tiempo. Nadie sabía quién era ni cómo se llamaba ni de dónde provenía, pero bastó un sencillo reconocimiento médico para que todos comprendieran de dónde era y cuál era su pasado. Respondía al nombre de Peter, trabajaba como esclavo en una de las plantaciones del sur de Estados Unidos y cansado de que el dueño de aquellas tierras lo azotara periódicamente, decidió él mismo romper las cadenas y huir. Protagonizó una fuga campo a través,eludiendo constantemente los peligros, trampas y huestes que había reunido su perseguidor, tratando siempre de alcanzar la libertad antes de que lo capturaran de nuevo. Un viaje agónico, jalonado de riesgos y miedo, pero con una sola y única dirección posible: la Unión, donde podría ser protegido.

Esto sucedió durante los años turbulentos que enfrentaban al norte y al sur de Estados Unidos. Él había vislumbrado su destino con claridad: había decidido sumarse al ejército de los soldados azules para combatir a los que llevaban uniformes grises. Su huida no era únicamente para evadirse y desaparecer, como muchos habrían pensado, sino para luchar y acompañar a los hombres que declaraban la guerra a aquel régimen de servidumbres que consentía que docenas de personas vivieran atemorizadas, padeciendo castigos y vejaciones. Cuando alcanzó su meta acudió a enrolarse y, entonces, un doctor le pidió que se levantara la camisa para examinarle. Lo que vieron cortó la respiración a los testigos y un fotógrafo, consciente de la brutalidad, le sacó una instantánea.

Un fenómeno de la Prensa

Era mayo de 1863. La Prensa no dudó en usarla y el diario «The Independent» la publicó sin dilación. Su piel cruzada de verdugones se convirtió en un icono de su causa y reforzó la guerra que Washington libraba desde 1861. Era el testimonio del dolor de miles de personas y, paradójicamente, la imagen se convirtió en arma de guerra y publicidad, en una demostración de la capacidad que ya tenía la prensa escrita para denunciar injusticias y remover la conciencia de los lectores. Ahora la película «Emancipación» recogerá la epopeya de ese hombre. La cinta comenzará a rodarse en 2021 y estará dirigida por Antoine Fuqua, un director familiarizado con la violencia, uno de los sellos de presentación de sus trabajos, como «Training Day» o «Equalizer». Will Smith interpretará al protagonista, lo que vuelve a introducir al actor en uno de esos filmes en los que defiende la negritud. Ya lo hizo al dar vida al campeón de los pesos pesados Muhammad Ali, pero también en esa otra sutil, pero clara reivindicación que era «La verdad duele», donde daba vida al médico nigeriano que descubrió la enfermedad degenerativa que afectaba a los jugadores de fútbol americano. Y a nadie le extraña que este proyecto se acometa ahora, justo después del asesinato de George Floyd.