Música

Britney Spears trata de librarse del control de su padre en los tribunales

La cantante pide al juez que levante la tutela completa que tiene sobre ella desde hace 12 años

Jamie Spears, Britney Spears
A la izquierda, Jamie Spears, padre de Britney Spears (derecha). AP

Después de 12 años de control legal absoluto sobre sus decisiones, Britney Spears pide al juez que levante la tutela que ejerce sobre ella su padre, tanto en aspectos vitales como profesionales. Según una serie de documentos aportados por su abogado y hechos públicos, la cantante expresa sus deseos de que su padre deje de controlar las decisiones vitales de la artista como viene haciendo entre 2008 y 2019, cuando su progenitor renunció temporalmente a ejercer el papel de custodio. La situación personal de la artista ha dado lugar a campañas de solidaridad como #FreeBritney de sus seguidores.

James Spears tomó el control legal de su hija después de una serie de hospitalizaciones y crisis de salud junto con el abogado Anbrew M. Wallet, quien renunció hace un año, dejando todo el control de la vida personal y profesional en manos del progenitor, precisamente la situación que la cantante no quiere que se repita. De hecho, la “princesa del pop” no renuncia a la tutela, sino que reclama que sea la abogada Jodi Montgomery, que ha ocupado ese papel en el último año, quien siga en el cargo, según informa Ap. En todo caso, la artista busca recuperar el control legal de su vida definitivamente.

Los documentos presentados ante el juez revelan además que la intérprete de “Toxic” no tiene planes de volver a actuar a corto plazo. La última vez que se subió a un escenario fue en octubre de 2018, ya que en 2019 canceló una anunciada residencia artística en Las Vegas.

Sobre su situación personal, la cantante ha hablado en contadas ocasiones durante la última década. Todo el proceso legal ha sido llevado con discreción, aunque el pasado año se dirigió al juzgado para buscar un cambio en su estatus. En algunos documentos dirigidos al juez, Spears reconocía la efectividad de la tutela, ya que la “rescataron del colapso, la explotación de los depredadores del negocio y la ruina económica”, y que le permitieron recuperar su papel ”como artista de primer nivel”.

La artista ya está representada por un abogado contra su padre y se espera una batalla judicial larga y de complejidades financieras. Se espera que James Spears trate de evitar ser apartado del papel que ha ejercido en la última década, tomando decisiones sobre la vida profesional y personal de la cantante, que tiene dos hijos adolescentes, bajo custodia de su ex marido, Kevin Federline