Crónica de los entresijos del periodismo

Con Ernesto Alterio y Clara Lago a la cabeza, Mariana Barassi lleva la acción de su película a la redacción de un diario

Presentación "Crónica de una tormenta" en el Festival Málaga de Cine en Español
El actor Ernesto Alterio en el Muelle Uno de MálagaJorge ZapataEFE

Otra jornada malagueña con dos cintas en la Sección Oficial a concurso, una latinoamericana y otra española (aunque, esta vez, en coproducción con Argentina). La primera, «Malpaso» (Héctor M. Valdez), un largometraje en blanco y negro de República Dominicana en el que dos huérfanos, Cándido y Braulio, centran el foco de la acción. En segundo lugar, se presentó el trabajo de Mariana Barassi, «Crónica de una tormenta», en el que Clara Lago y Ernesto Alterio toman el protagonismo.

Con la referencia directa de la obra de teatro de la que nace, «Testosterona» (de la mexicana Sabina Berman), Antonio, el director de un importante periódico, debe elegir a su sucesor entre Maca, una mujer que apuesta por la cooperación, y Vargas, un periodista sin escrúpulos que ya está de vuelta de todo. La noche en la que Antonio le cuenta a Maca el proceso de selección, ambos se quedan encerrados en el periódico por una fuerte tormenta y en el curso de esa noche hablarán a fondo, discutirán y revelarán cuestiones trascendentales de la vida, el periodismo, el amor, la muerte y el sexo.

Para la realizadora argentina, fue todo «un gustazo» poder presentar su ópera prima en Málaga, el primer festival en el que se proyecta esta la adaptación al cine de la que Barassi aseguró que, en ningún momento, pretendió ocultar su origen y que sí se centró en el minucioso trabajo para adecuar los espacios a una redacción verdadera. Selección en la que el «Diario de Navarra» prestó sus instalaciones y hasta sus periodistas para el rodaje de la primera de las escenas. Luego, el largometraje se cocina con apenas tres intérpretes.

Alterio, por su parte, quiso hacer hincapié en un rodaje «especial»: «Las escenas eran muy largas, de 18 páginas, estábamos hasta 15 minutos sin cortar. Y eso generaba una sensación de realidad al entrar en un viaje tan prolongado. El orden cronológico del trabajo favoreció a que fuéramos evolucionando a medida que lo hacen los personajes», afirmó el actor de un título que, según Barassi, pretende mostrar «hasta dónde nos puede llevar la ambición del poder, pero siempre desde un lugar ético». Sobre su rol en el largometraje, Clara Lago quiso destacar que «habla de la desigualdad de género, del techo de cristal, de qué esfuerzos tiene que hacer una mujer para llegar lejos, de hasta dónde estás dispuesta a ceder para conseguir lo que quieres... Es una clara lucha entre la ambición y la moral», zanjó la actriz.