Alejandro Dumas, el autor eterno de “Los tres mosqueteros”

Publicó más de 300 obras y cultivó casi todos los géneros literarios durante el siglo XIX

Alejandro Dumas, padre
Alejandro Dumas, padrepicpicture

Durante el siglo XIX Francia fue un caos. Que si revoluciones, que si borbones, que si república... Y si hubo un hombre que supo sacar provecho de ese lío ese fue Alejandro Dumas (24 de julio de 1802-5 de diciembre de 1870). La sociedad francesa de la época le sirvió de inspiración para crear obras literarias de trascendencia mundial como “El Conde de Montecristo” y “Los tres mosqueteros”.

Esta última, sobre todo, ha sido la que le ha mantenido vivo después de su muerte. Los mosqueteros han sido versionados en incontables ocasiones, adaptándose al público infantil, a la gran pantalla, a la pequeños. E incluso les hemos visto siendo unos simpatiquísimos perros que marcaron a toda una generación en España.

Dumas fue tan prolífico que la única explicación que se encuentra es que se pasaba el día con la pluma en la mano. Cultivó casi todos los géneros literarios pero, a pesar de tanto trabajo, no pudo evitar tener problemas económicos. Se involucró en los movimientos a favor de la República, donde invirtió dinero y preocupaciones hasta el punto de acabar pobre y desquiciado.

Aunque siempre lograba recuperarse gracias a su posición social y su reconocimiento. Murió anciano de un ataque un corazón en un pueblo francés. En ese momento empieza su leyenda, su legado y su influencia póstuma, que ha estado presente en multitud de escritores de novelas románticas, de aventuras, de personajes históricos, de héroes o de viajes.

No hay que olvidar que su aportación a la historia de la literatura traspasó su propia persona, pues fue padre de otro gran escritor, también llamado Alejandro Dumas. Dumas hijo fue el autor de “La dama de las camelias”, una de las obras más representativas del género romántico y que sirvió a Verdi para crear “La traviata”. En fin, la aportación de Dumas a la cultura es incalculable.