El detective que arrestaba a las estrellas del rock

Norman Pilcher fue una de las personas más importantes del mundo de la música en los 60, aunque jamás cogió una guitarra

Norman Pilcher fue una de las personas más importantes del mundo del pop en los 60. Aunque jamás cogió una guitarra. Lo suyo era arrestar estrellas como Mick Jagger o John Lennon con métodos más que dudosos, y hoy se decide a contarlo todo en unas memorias llamadas «Bent Coppers», algo así como «Policías corruptos». Porque él fue uno de ellos. ¿Qué estaba sucediendo en el Londres de los 60? Que las estrellas del pop eran los grandes dioses de la juventud y que a la clase política británica no le gustaba demasiado. Y eso que por entonces era un laborista, Harold Wilson, el primer ministro de la nación. Pero su cuerpo de policía era implacablemente reaccionario.

En el Gobierno británico de entonces se instauró una paranoica convicción: aquellos «drogadictos» no podían ser el modelo de la generación que debía ser el futuro del país. Y para ello encargó una misión a la MET (Policía Metropolitana de Londres). Y, más concretamente, a Norman Pilcher, un detective que hizo suya una especie de cruzada y que siempre conseguía salir en la foto de los arrestos de las estrellas. Ahora, a sus 84 años, lo cuenta todo en su libro de memorias. También la temporada que pasó en la cárcel por perjurio.

Pilcher cada día consultaba a su red de chivatos para saber dónde y cómo habían pasado la noche las estrellas del pop. O a quiénes habían visto. O si hubo algún indicio de orgía. Todo muy paranoico. El «sagaz» investigador tenía una lista de una veintena de músicos y la repasaba de arriba abajo cada día. Así logró arrestar a Mick Jagger, Keith Richards y Marianne Faithful, entre muchos otros, el 12 de febrero de 1967 tras pillarlos, según se contó, en una supuesta orgía puestos hasta arriba de LSD. La policía incluso deslizó que encontraron una chocolatina dentro de la bella Marianne. Y no precisamente en la boca.

Después llegarían otros arrestos famosos. A Brian Jones, otro Rolling Stone en el punto de mira. O a Dusty Springfield. O a John Lennon y Yoko Ono, a quienes encontró completamente desnudos cuando entró en su casa. Lo que entonces no sabía el detective es que Lennon y Yoko siempre iban desnudos por el piso. Pilcher inspiró a Lennon su popular canción «I am the walrus» («Yo soy la morsa»). Se dice que muchos músicos dieron su mejor concierto cuando conocieron que Pilcher era encarcelado en 1973 por perjurio y corrupción, incluyendo preparar pruebas falsas para sus arrestos. Pasó cuatro años a la sombra y ahora lo cuenta.