Luisgé Martín gana el Herralde de Novela con “Cien noches”, una novela sobre el deseo sexual y la fidelidad

El finalista del galardón es Federico Falco, con “Los llanos”, una historia que trata de “cómo sembrar una huerta” como reflexión sobre la escritura y el desamor

Luisgé Martín gana el Premio Herralde de Novela con "Cien Noches"

El escritor Luisgé Martín ha ganado el Premio Herralde de Novela 2020 con “Cien noches”, una obra sobre el deseo, una especie de fábula moral sobre una gran pregunta, “saber si la fidelidad es posible”, según destacó Juan Pablo Villalobos, uno de los miembros del jurado que designó a la novela como la ganadora entre las más de 886 aspirantes, un tercio de ellos procedentes de Argentina, el segundo país por número de originales, de donde procede el finalista, Federico Falco (“Los llanos”). El jurado destacó de la obra ganadora (premiada con 18.000 euros) que se trata de una “perfecta hibridación entre la novela de tesis y el cuento de hadas”. Una historia sobre el deseo sexual y la promiscuidad que incorpora ese libertinaje en la forma, ya que varios escritores (Sergio del Molino, Manuel Vilas y otros) participan aportando un expediente o perfil psicológico en la trama. “Esta novela trata sobre el deseo, la promiscuidad sexual, y las formas que adopta la mentira a la hora de expresar el deseo”, resumió el autor.

“Cuando hice la carrera vivía más en el Ateneo de Madrid que en mi casa. Y allí leía toda la prensa. Y me recuerdo a mí mismo leyendo la noticia de Álvaro Pombo ganando, en 1983, el primer Premio Herralde. Y sentí que ese era un premio que me encantaría ganar”, señaló el autor, que explicó que la novela nace de una lectura de un informe sexológico en el periódico, uno al estilo del informe Kinsey. “Recuerdo que decía que el 55 por ciento de los hombres habían sido infieles y el 46 de las mujeres y también que era difícil saber si era verdad. Y se me ocurrió saber si se podía comprobar, mirando en el cerebro, si esas personas eran realmente files o infieles. Y así arrancó una novela que ha ido sumando capas. Entre medias le he ido preguntando a la gente, el caso Ashley Madison, en el que se filtraron los datos de muchas infidelidades e infieles”, explicó Luisgé Martín en rueda de prensa.

Para el escritor madrileño, esta obra “enlaza con el resto de mi literatura, porque siempre trata del placer de mirar por el ojo de la cerradura”. Por otro lado, esta es la primera vez que Martín usa una voz de mujer. “Lo hice porque creía que me iba a ayudar a ser más sensato. Me ayudaría a evitar los tópicos sobre la sexualidad masculina”, aseguró. Asimismo, reveló que se trata de “tres novelas en una". “Es una novela de tesis, tiene una mirada moral y se sostiene una serie de ideas sobre cómo actuamos. Pero también es una novela erótica ''light'' y tiene un poco de ''thriller''”, anunció. En cuanto a las colaboraciones, los “cameos literarios” corren por la mano de Edurne Portela, Manuel Vilas, Lara Moreno, Sergio del Molino y José Ovejero, que redactan unos perfiles psicológicos a los que se sumaron “con entusiasmo”. Son “informes policiales” en los que hay sospecha de adulterio.

Para Luisgé, “la sexualidad es una manifestación cultural refinada. A mayor nivel cultural, mayor sofisticación sexual. Por eso me hace gracia que algunos conservadores llamen desviados a comportamientos sexuales y se refieran a ellos a actuar ''como las bestias''. Y no. Actúas como las bestias es justamente la postura del misionero”, explicó el autor, que añadió que la obra es “una novela vitalista y optimista, cosa que no es mi literatura habitualmente”. Según el autor, “resistirse al adulterio es como resistirse a dejar los libros sin acabar. Hay muchos libros por leerse y no hay razón de seguir con uno que no aporta placer. La novela tiene un tono moralista como ideas de reflexión, pero no un mensaje como tal. Ideas como que las personas que no han sido promiscuas, no han viajado o no han leído han viajado menos. O que nos empeñamos en creer que somos fieles y que las parejas alrededor son felices y no piensan en otras personas", apuntó. “Si quieren dejo otra idea como chiste. Los que son fieles son un puñado de guapos, porque son los que eligen serlo. Los feos nunca somos fieles porque lo que no tenemos son oportunidades de no serlo”, dijo el autor.