¿En qué se diferencian “callo”, “cayo”, “calló” y “cayó”?

Cabe tener en cuenta la acentuación y el uso de “ll” o “y” para evitar importantes faltas de ortografía

La palabra "español, la" en el diccionario de la RAE
La palabra "español, la" en el diccionario de la RAE

Hace tiempo que se perdió la diferenciación fonética entre “y” y “ll” en la gran mayoría de regiones hispanohablantes. Ambas letras se pronuncian igual, pero suelen marcar la diferencia en algunas expresiones, como es el caso de “cayo” y “callo” o de “cayó” y “calló”: ¿en qué se diferencian?

Callo:

Es la primera persona del singular del verbo callar, en presente de indicativo. La Real Academia Española (RAE) lo define como “omitir o no decir algo”, “cesar de hablar”, “abstenerse de manifestar lo que se siente o se sabe” o “dicho de un instrumento musical, entre otras acepciones. Por ejemplo: “Cuando no sé de qué me están hablando, me callo”; “el violín calló por un momento en el concierto”.

Asimismo, “callo” también puede ser un sustantivo, referente a una “dureza que por presión, roce y a veces lesión se forma en tejidos animales o vegetales”. Por ejemplo: “El roce con el lápiz me produjo este callo en el dedo”. También se refiere a “cada uno de los dos extremos de la herradura” o a una “cicatriz que se forma en la reunión de los fragmentos de un hueso fracturado”. En el castellano coloquial, se le llama “callo” una “persona muy fea”.

Cayo:

Según el Diccionario de la RAE, “cayo” es un sustantivo y se refiere a “cada una de las islas rasas, arenosas, frecuentemente anegadizas y cubiertas en gran parte de mangle, muy comunes en el mar de las Antillas y en el golfo mexicano”. Por ejemplo: “El barco nos dejó en el cayo”; “cerca del cayo seguimos nadando”.

Calló:

Por su parte, la palabra “calló”, con acento en la “o”, es la tercera perona del singular del pretérito perfecto de indicativo del verbo “callar”. Es decir, se refiere a una acción en pasado y significa lo que se ha señalado anteriormente en la definición de “callo” como verbo. Por ejemplo: “Calló cuando se dio cuenta de que no tenía razón” o “se calló de repente al descubrir que se equivocaba”.

Cayó:

En este caso, se trata de la tercera persona del singular del pretérito perfecto de indicativo del verbo “caer”. La RAE lo define, dicho de un cuerpo, como “moverse de arriba abajo por la acción de su propio peso”, así como “perder el equilibrio hasta dar en tierra o cosa firme que lo detenga”, “colgar, pender, inclinarse”, o “desprender de un nivel o valor a otro inferior o menor”. Por ejemplo, “el niño no se cayó al suelo, se fue de narices contra la pared”, “el pelo le cayó sobre la frente”.