Más de 100 obras “raras” e inéditas de Hokusai se exhibirán en Londres

El Museo Británico dedica una exposición nunca antes vista al artista japonés, a partir de una serie de creaciones que realizó para una enciclopedia que nunca fue publicada

"Fumei Choja y el zorro espiritual de nueve colas", de Hakusai
"Fumei Choja y el zorro espiritual de nueve colas", de HakusaiBritish Museum

De Katsushika Hokusai conocemos, ante todo, “La gran ola de Kanagawa” (1830-1833). Esa estampa -es una impresión xilográfica- ya forma parte del imaginario colectivo pues, de alguna manera, ilustra todo tipo de objetos cotidianos. No es extraño ver esta obra en un mural, una camiseta o incluso una carcasa de un teléfono. Es una imagen universal, pero no es la única gran creación de Hokusai. El artista, nacido en 1760 y fallecido en 1849, fue un pintor y grabador japonés, uno de los más prestigiosos de su país y el más internacional. Tal fue su repercusión que sus dibujos, en el siglo XIX, cruzaron hasta la otra punta del planeta para impresionar a artistas contemporáneos impresionistas, como Monet o Van Gogh. Artista de gran humildad, Hokusai siempre se consideró como “un simple aprendiz”, pero lo que es indudable es que dejó un auténtico legado artístico del que deberíamos conocer más que el de la gran ola. Y, por ello, el Museo Británico de Londres ha decidido dedicarle una exposición.

“Es una primicia mundial”, define el museo, pues la muestra mostrará 103 dibujos inéditos que Hokusai produjo entre los años 1820 y 1840 para una enciclopedia titulada “El gran libro ilustrado de todo”. Este tomo, no obstante, nunca se publicó por razones desconocidas, lo que hace que la exhibición del Museo Británico se vuelva más interesante y única.

“Los dibujos con pincel, que representan escenas de la India budista, la antigua China y el mundo natural, no solo muestran el estilo y la habilidad inimitables de Hokusai, sino que también revelan una versión del Japón del siglo XIX mucho más intrigada por el resto del mundo de lo que se pensaba”, define el espacio británico en su página web oficial.

"La gran ola de Kanagawa", de Hokusai
"La gran ola de Kanagawa", de HokusaiBritish Museum

Así, la muestra, además de ofrecer la oportunidad de ser testigo de la minuciosa y magistral pincelada de Hokusai, también arroja luz “sobre el último capítulo de la carrera y la vida del artista, descubriendo un talento inquieto que ardió brillantemente en sus últimos años”, explican. Y, cómo no, más allá de lo dibujos a pincel originales, la exposición también cuenta con la obra maestra de “La Gran Ola”, junto con objetos informativos sobre sus prácticas de trabajo y sus métodos para hacer grabados en madera.

Imaginación infinita

No lo niegan: “Se había olvidado de la existencia de estos exquisitos pequeños dibujos”, explica el Museo en su página web oficial. La última pista pública que se tenía de ellos databa de 1948, cuando en una subasta parisina pasaron a formar parte de una colección privada en Francia. En 2019, reaparecieron, comprados por el Museo gracias a una subvención del Fondo de Arte y Legado de Theresia Gerda Buch.

Así, estos dibujos, cada uno del tamaño de una postal, muestran la infinita imaginación del artista más allá del bloqueo que sufría su país. Japón estuvo prácticamente bloqueado durante 220 años: desde 1639 hasta 1859, bajo el gobierno de los Tokugawa, se prohibió viajar al extranjero. El contacto con el exterior era limitado y los viajes dentro del propio país requerían de un permiso oficial. No obstante, en medio de estas normas y coacciones, florecía la creatividad de Hokusai.

"Yi Di ordena a la gente que use jugo de arroz para preparar vino", de Hokusai
"Yi Di ordena a la gente que use jugo de arroz para preparar vino", de HokusaiBritish Museum

Varios de los dibujos -expuestos entre el 30 de septiembre y el 30 de enero en el Museo Británico-, dan vida a escenas de dos grandes culturas asiáticas: la india y la china. Si bien no podía viajar, Hokusai decía que “no se puede evitar que mi imaginación recorra continentes y dinastías hasta las mismas raíces de la civilización humana”.