Cine

Crítica de “Josefina”: sobran las palabras ★★★★☆

"Josefina", con Emma Suárez y Roberto Álamo
"Josefina", con Emma Suárez y Roberto Álamo FOTO: La Razón (Custom Credit)

Director: Javier Marco. Guion: Belén Sánchez-Arévalo. Intérpretes: Emma Suárez, Roberto Álamo. España, 2021. Duración: 90 minutos. Drama.

En el viejo, oscuro piso donde su madre coleccionaba cuando vivía patos de cerámica, Juan despierta siempre solo, desayuna poco, mira un tutorial de youtube para arreglar un robot aspirador, se pone el uniforme de funcionario de prisiones y, tras comprobar que tampoco hoy arranca el coche (¿nadie se ha sentido nunca como un viejo trasto estropeado?), coge el autobús hasta el trabajo mientras observa cada domingo a Berta, cuyo hijo casi adolescente está encarcelado en el mismo centro. Hasta que un día, por esos giros del destino que nunca sabemos si son para bien o para mal, Juan habla con ella y le miente tras un nombre propio: Josefina. El miedo, la soledad de ambos personajes se reflejan en las anodidas, anticuadas ropas de ambos, en las arrugas de ella, en el fuego cuando la mira Juan que oculta cerrando los ojos. Parece que Juan siempre ha hecho lo mismo. A falta de palabras, hablan en el filme otros sonidos (una pastilla que se disuelve en el agua, el ruido de las limosnas en la iglesia) y los gestos (el hombre cenando un trozo de tortilla «robada», un prolongado abrazo casi furtivo de ambos protagonistas), pero también el silencio, porque esta hermosa e imperfecta historia de amor se ha concebido sobre ellos. Sus vidas están tan vacías que sienten miedo de llenarlas. Hay ciertos gestos de Jaime Rosales y José Luis Guerín en esta emocionante, intimista, delicada y casi muda opera prima que nos anima a seguir pensando que, por qué no, quizá la ilusión siga viajando en tranvía o en un destarlado Alsa. Ojalá.