Cine

Crítica de “Ninjababy”: ¿mala madre? ★★

Un fotograma de "Ninjababy"
Un fotograma de "Ninjababy" FOTO: Imdb Imdb

Dirección: Yngvild Sve Flikke. Guion: Johan Fasting, Yngvild Sve Flikke y Inga Saetre. Intérpretes: Kristine Kujath Trorp, Arthur Berning, Nader Khademi. Noruega, 2021. Duración: 103 minutos. Comedia.

En la nueva comedia feminista, que abarca desde las fundacionales series “Girls” y “Fleabag” hasta la discutible “La peor persona del mundo”, el tema de la maternidad siempre sobrevuela un discurso que rompe con la tradición de los roles de género. En “Ninjababy”, es curioso que Rakel, atolondrada y hedonista diseñadora gráfica de 23 años, no se dé cuenta de que está embarazada hasta los seis meses de gestación. Eso le permite a la película pasar por alto la escasa conciencia del cuerpo de la protagonista y liquidar argumentalmente la cuestión del aborto. Es un detalle significativo de que “Ninjababy” es menos subversiva de lo que parece en su (necesaria) desmitificación del patriarcal concepto de “mala madre”: le gusta quitarse problemas de en medio.

Por mucho que adorne con acotaciones animadas -el filme es la adaptación de una novela gráfica- las aventuras de Rakel por encontrar al padre de la criatura y por preparar el camino hacia la adopción del bebé, y abunde en potenciar las contradicciones morales del personaje, hace trampa, sobre todo en su tercio final, al sucumbir a los patrones de una comedia romántica en la que todos, incluido el macho-alfa, se redimen. Tranquilos, aunque Rakel busque y consiga su independencia, siempre habrá un hombre que vea la luz de la paternidad para salvar los muebles. Tampoco estamos tan lejos de “Kramer vs. Kramer”.

Lo mejor

La vitalidad con que Kristine Kujath Thorp encarna a esta joven en crisis con su embarazo no deseado.

Lo peor

Es menos políticamente correcta de lo que quiere aparentar.