MENÚ
domingo 20 octubre 2019
04:49
Actualizado

Así era la increíble biblioteca de Hernando, el hijo de Cristóbal Colón

La biografía del hijo del descubridor de América, da cuenta de su obsesión por catalogar el saber de su tiempo a través de una biblioteca babélica total llena de rarezas y curiosidades

  • Diseño para el sepulcro de Hernando Colón, preparado por él e incluido en su testamento, donde decía dónde debían ir los libros de su biblioteca / Archivo histórico provincial de Sevilla
    Diseño para el sepulcro de Hernando Colón, preparado por él e incluido en su testamento, donde decía dónde debían ir los libros de su biblioteca / Archivo histórico provincial de Sevilla

Tiempo de lectura 8 min.

19 de septiembre de 2019. 12:07h

Comentada
Toni Montesinos 19/9/2019

“El universo (que otros llaman la Biblioteca) se compone de un número indefinido, y tal vez infinito, de galerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas. Desde cualquier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente». Así empieza el cuento de Jorge Luis Borges «La biblioteca de Babel», en que llevó a la literatura su pasión lectora mediante un lugar soñado que contendría todos los libros en todos los idiomas. Entre los autores contemporáneos, nadie como el argentino ha conseguido crear de la biblioteca todo un símbolo y un misterio, de tal forma que no extraña que uno de los epígrafes de este asombroso trabajo de Edward Wilson-Lee, «Memorial de los libros naufragados. Hernando Colón y la búsqueda de una biblioteca universal» (traducción de María Dolores Ábalos) pertenezca a ese extraordinario relato de 1941.

El inicio, ambientado en la Sevilla de 1539, no puede resultar más curioso: vemos al hijo del descubridor de América, que llevaba ya treinta años enterrado, Hernando Colón, en su lecho de muerte, y a sus allegados leyendo su testamento. «El principal heredero de su fortuna no era una persona, sino una maravillosa creación suya: su biblioteca. Como era la primera vez –de la que se tenga memoria– que alguien en Europa dejaba su riqueza terrenal a un conjunto de libros, el acto en sí debió de ser un tanto desconcertante», escribe Wilson-Lee, pero aún más raro es que dicha biblioteca no estaba compuesta por el conjunto de libros que podría esperarse de derecho, teología o filosofía, sino que la integraban obras de autores desconocidos, folletos, baladas pensadas para ser pegadas en las paredes de las tabernas, estampas o música impresa, todo lo cual podría perfectamente ser tirado a la basura por parte de sus descendientes sin apuro alguno.

Sin embargo, todo ese material tenía un sentido para Hernando Colón: «Estas cosas no tenían precio porque lo acercaban a su objetivo de crear una biblioteca que lo abarcara todo, con el fin de convertirse en ‘‘universal” en un sentido nunca antes imaginado». Por si fuera poco, había diseñado unas estanterías inéditas para la época, un sistema enrevesado de vigilancia del lugar y hasta una guía para la biblioteca con símbolos jeroglíficos que acababan proponiendo diferentes recorridos por ella. Había arcones llenos de documentos, códigos en colores para diversas clasificaciones, catálogos de nombre llamativo, el que más, el llamado «Memorial de los libros naufragados», e inventarios con cientos de listas de cosas enigmáticas.

Por supuesto, entre la inabarcable biblioteca de Hernando, estaba la «Historia del almirante don Cristóbal Colón», un documento fundamental para conocer la vida del marino y, de forma relevante, todo lo acontecido con respecto a su cuarto viaje americano, al ser testigo de ella su hijo. Este no había cumplido los dieciocho años cuando murió su padre, pero tuvo la ocasión de convivir con él en el mar y el Nuevo Mundo durante más de un año. Un viaje físico y libresco, pues estamos ante «un hombre que no sólo vio más del mundo y de lo que este ofrecía que casi todos sus contemporáneos, sino que además demostró sus conocimientos de este mundo cambiante de una manera asombrosamente premonitoria». Por eso dice Wilson-Lee que Hernando se avanzó al «big data», la Wikipedia e internet a partir de su obsesión por las listas, llenas de catálogos, enciclopedias, inventarios o diarios.

El ave mensajera de Noé

«Memorial de los libros naufragados» es la reconstrucción de la vida de Hernando, increíblemente interesante –por su excepcional visión del Renacimiento–, y su adoración por Cristóbal Colón, de cuyo nombre habló su hijo a efectos simbólicos. Hernando explicó que «Colombo», es decir, paloma en italiano («colomba», mas propiamente), era algo adecuado para alguien que, como el ave mensajera de Noé, se interna en el desconocido mar y trae de vuelta la prueba de que hay tierra al otro lado. Era, así, un «colonizador» que atravesó la Mar Océana y transformó el mundo para siempre, que introdujo a su hijo en la corte del príncipe Juan, en Valladolid, en cuya biblioteca pudo admirar determinados libros e ir proyectando su idea obsesiva, borgeana «avant la lettre», de una biblioteca babélica.

Con mano maestra, Wilson-Lee nos introduce en los vericuetos de la vida en palacio, nos habla de forma vívida del escepticismo creciente que sufrió Cristóbal Colón a medida que «la imagen de la pura inocencia entre los indígenas del Nuevo Mundo estaba empezando a desmoronarse», después de tomar medidas defensivas contra las agresiones locales. El libro de esta manera es una maravillosa biografía paralela, y al mismo tiempo un seguimiento de la idea enciclopédica de Hernando; la biblioteca de este, al morir, desaparecía parcialmente, por culpa de la Inquisición o el desinterés por salvaguardar tamaño legado, y sus 15.000-20.000 ejemplares iniciales se redujeron a menos de cuatro mil, que se conservan en Sevilla, aparte de los libros esparcidos en colecciones particulares de libros antiguos, los cuales «se reconocen inmediatamente por las típicas notas de Hernando sobre cómo compró el libro y cuánto le costó».

Sobre el autor

Edward Wilson-Lee estudió en las universidades de Londres, Nueva York, Oxford y Cambridge; es profesor de literatura medieval y renacentista en el Sidney Sussex College. Ha publicado diversos trabajos y antologías sobre Shakespeare (como un libro sorprendente sobre el poeta y África) y es este el primero en traducirse al español.

Ideal para...

conocer los recovecos del descubrimiento de América, mediante las referencias a Cristóbal Colón y su vínculo con los Reyes Católicos, y sobre todo la increíble vida de su hijo, un gran desconocido que sorprenderá por sus iniciativas culturales.

Un defecto

El libro significa un estudio intachable, de un gran mérito por introducirse en un mundo complejo, con un tono ameno y rigor histórico, de modo que resulta en verdad complicado hacerle algún reproche al autor o ver alguna falla a lo largo de sus páginas.

Una virtud

El libro está magníficamente ilustrado, con reproducciones de dibujos y cuadros y mapas, y habrá de ser una referencia inexcusable para todo aquel interesado en la biblioteconomía y documentación, o en los siglos XV-XVI españoles desde el plano político, cultural y biográfico.

Puntuación: 10

Así era la increíble biblioteca de Hernando, el hijo de Cristóbal Colón

«Memorial de los libros naufragados»

Edward Wilson-Lee

Ariel

456 páginas

21,90 euros

Lecturas relacionadas

Así era la increíble biblioteca de Hernando, el hijo de Cristóbal Colón

«HERNANDO COLÓN»

J. J. Guillén Gallego

FUND. José Manuel Lara

622 páginas, 59,99 euros

Biografía del hijo de Colón y fundador de una de las bibliotecas más importantes de la Europa del Humanismo. Fue fiel defensor de la memoria de su padre.

Así era la increíble biblioteca de Hernando, el hijo de Cristóbal Colón

«DIARIO DE A BORDO»

Cristóbal Colón

EDAF

288 páginas, 10,50 euros

Gracias al diario de a bordo de Cristóbal Colón accedemos a la fuente más directa que se conserva sobre la travesía marina que lo llevó hasta América.

Así era la increíble biblioteca de Hernando, el hijo de Cristóbal Colón

«HISTORIA DEL ALMIRANTE»

Hernando Colón

ARIEL

336 páginas, 5,95 euros

Sucinta biografía de Colón y relación de sus cuatro viajes a América. Escrita en castellano, la obra se publicó solo en versión italiana en 1571.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs