Cultura

El reloj que cuenta la historia de la resistencia judía en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial

Es el único objeto sobreviviente de un escondite judío de la Segunda Guerra Mundial.

Llegadas de trenes a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial
Llegadas de trenes a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial

Aproximadamente tres cuartas partes de los judíos holandeses fueron asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, la tasa de mortalidad más alta en Europa occidental. Aunque se pensó que la resistencia judía era casi inexistente, en realidad había miles y miles de ellos escondidos. El reloj de repisa de chimenea, que se exhibirá en el Museo de la Resistencia Holandesa de Ámsterdam este año, puede haber sido una de las últimas cosas que la gente vio cuando fueron apresados por los nazis y enviados a campos de exterminio.

Junto con decenas de fotografías familiares, documentos y un libro de poesía, el reloj perteneció a la familia de Janny Brandes-Brilleslijper, superviviente del Holocausto y combatiente de la resistencia. Después de la invasión, Janny se negó a obtener una tarjeta de identificación judía y comenzó a trabajar para la resistencia, colocando mensajes en pilares y postes, moviendo paquetes y documentos ilegales, a menudo escondidos debajo del colchón del cochecito de sus hijos. Cuando las cosas empeoraron, se mudó con su marido y dos hijos a una villa en el bosque en las afueras de Ámsterdam. En un momento, 17 residentes permanentes vivían en ‘t Hooge Nest (el Nido Alto) y la villa se convirtió en un refugio donde los residentes organizaban conciertos, escribían música y distribuían artículos de resistencia.

Tristemente, el refugio duró poco, ya que el grupo fue traicionado en el verano de 1944. Janny había salido de compras cuando llegaron los nazis. Cargada con pesadas bolsas de trigo, le pidió a su hijo Robbie, de cuatro años, que se adelantara en busca de ayuda con las compras. Sólo cuando llegó a la puerta vio que el gran jarrón chino de la ventana había desaparecido – la señal de advertencia. Janny, su familia y los demás ocupantes judíos fueron enviados al campo de tránsito holandés de Westerbork. Sus hijos, Robbie y Liselotte, se salvaron porque el marido de Janny no era judío. En Westerbork, conocieron a Ana Frank, su hermana Margot y sus padres. Los Brilleslijpers y los Frank fueron puestos en el último transporte para salir de Holanda hacia Auschwitz.

Cuando la guerra entró en sus etapas finales, Janny y las hermanas Frank fueron enviadas en tren y luego forzadas a una marcha de la muerte a Bergen-Belsen. En este campamento abarrotado y plagado de enfermedades, Janny trabajó como enfermera y pasó sus días allí hasta que la liberaron del campamento. Pudo regresar a casa a Ámsterdam con su familia a diferencia de las hermanas Frank que no salieron. Janny fue una de las últimas en verlas con vida.