Motor

F-1: La crisis soberanista pone en peligro el GP de Cataluña

Los promotores de la Fórmula 1 han mantenido ya varias reuniones en Londres con los responsables del circuito de Jerez, que puede entrar en el calendario de 2021

Espectadores durante el Gran Premio de Cataluña en Montmeló el año pasado.
Espectadores durante el Gran Premio de Cataluña en Montmeló el año pasado. FOTO: Emilio Morenatti AP

La situación que vive actualmente Cataluña tras conocerse la sentencia del “procés”, la violencia de los CDR y los cortes de carretera y accesos a la ciudad que son convocados por distintas plataformas han generado una situación de incertidumbre que puede tener consecuencias. Y esa incertidumbre no es ajena al mundo del deporte, que ya el mes pasado vio como un partido tan trascendental como el Barça-Real Madrid debía aplazarse por estas circunstancias.

Ahora es la Fórmula 1 la que mira con recelo a Barcelona y busca otras opciones en España ante la situación y la posibilidad de que la Generalitat no pueda hacer frente a sus compromisos económicos. El circuit conserva la carrera de F-1 el próximo año, pero se trata de una extensión del contrato existente hasta 2019. Los dirigentes, con Vicente Aguilera a la cabeza, lograron un año más con la intención de ganar tiempo y negociar un nuevo contrato. Liberty Media accedió y lo hizo, entre cosas, para asegurarse una carrera que es un valor seguro frente a otras incorporaciones de 2020 como Holanda cuyas obras en el circuito de Zandvoort no parece que vayan a llegar a tiempo.

Por estos motivos, la opción de Jerez vuelve a coger peso para ser el escenario del Gran Premio de España a partir de 2021. Los responsables del circuito, el ayuntamiento (PSOE) y la Junta de Andalucía (PP y Cs) han mantenido varias reuniones con los responsables de Liberty Media, promotores de la F-1, y las negociaciones van por el buen camino.

Lo más sorprendente para los dirigentes de la Formula 1 es la total coordinación entre administraciones para afrontar el pago del canon (frente a las dudas que produce la Generalitat) y la predisposición para realizar las modificaciones necesarias en la pista andaluza, siempre y cuando las exigencias de la FIA en cuanto a seguridad sean razonables, porque si lo comparamos con los circuitos actuales entonces habría que construir uno nuevo. Se habla de una operación que costaría 25 millones de euros al año y unos 15 para la remodelación. Eso sí, el impacto económico para zona de Cádiz y Sevilla sería muy elevado y todo sin contar con la enorme promoción para Andalucía a nivel internacional.